Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

Un siglo desde la tarde en que Aguilón quedó anegado por el agua

La localidad homenajea con un memorial a las 17 víctimas mortales de la riada que en 1921 también provocó cuantiosos daños materiales.

María Ramón, el alcalde David Dionis, Andrés Prat y Francisca Oliván, en la nueva plaza del Centenario, ayer.
María Ramón, el alcalde David Dionis, Andrés Prat y Francisca Oliván, en la nueva plaza del Centenario, ayer.
Macipe

Si algo hay fijado en el imaginario colectivo de Aguilón son los nubarrones negros que amenazaban el pueblo a las seis de la tarde del 20 de septiembre de 1921. Es entonces cuando las crónicas fijan el inicio de una tormenta que ocasionó la crecida del barranco que atraviesa el pueblo y que segó la vida de 17 personas, causó el derrumbe de unos 40 edificios –incluido el ayuntamiento–, dejó una veintena en mal estado, 230 personas sin techo, y ocasionó unas 800.000 pesetas de entonces en pérdidas, en las que se cuentan cosechas y caballerías arrastradas por el agua.

«Mi madre tenía entonces siete años y hasta los 99 con los que murió era una vivencia que no se le iba de la cabeza. A mí se me ha quedado grabada de las veces que la contó», recuerda a sus 80 años, María Ramón Gracia. La casa de su abuela fue arrollada por el agua y tanto ella como dos menores y una niñera fueron engullidos, dejando sus cuerpos a varios kilómetros aguas abajo.

«El agua llegó por los balcones, la calle era más estrecha y se hicieron tapones de piedras y restos de casas», detalla. Otra de las vecinas a quien le transmitieron lo sucedido es Francisca Oliván, de 76 años. «Mi madre, con 14 años, y su hermana se subieron al granero, menos mal que en la ventana que daba a la parte de atrás no pusieron reja y pudieron salir por allí», explica.

A Andrés Prat aquel episodio le pilló en la barriga de su madre, embarazada de seis meses: «Vivía enfrente de su madre, se quedó en casa y no pudo cruzar, pero vio cómo el agua brincaba por encima de los tejados», dice desde el memorial en la plaza del Centenario que se inaugura hoy. «Es un recordatorio de esta tragedia, que no tiene que caer en el olvido», dice el alcalde, David Dionis.

Desde el Consistorio es una fecha que no se quería dejar pasar: «Pensábamos hacer algo y ha sido posible gracias a los trabajadores del Ayuntamiento Ramón Arnas y Beatriz González, a Eugenia Aragonés, Miguel Ángel Mata y Cándido Capdevilla», enumera. Este fin de semana se han organizado actividades y se ha repartido un facsímil de ‘El Noticiero’.

En el ayuntamiento se ha instalado una exposición con fotos antiguas, paneles explicativos de los barrancos y las crónicas periodísticas. «La carretera estaba destrozada. El gobernador y los que le acompañaban para venir por Villanueva de Huerva tuvieron que dejar los coches e ir con las caballerizas primero y luego andando», explica Capdevilla.

Una de las lecciones de aquellos días es la solidaridad: «De todos los pueblos cercanos vino gente a ayudar, en especial de Tosos y Villanueva y todas las instituciones aportaron, hasta hubo peticiones para que se donara en toda la provincia por la magnitud de la catástrofe». Las trombas se dejaron notar en Herrera de los Navarros, donde falleció una persona, en Botorrita y María de Huerva, además de dañar carreteras de la provincia y líneas de tren.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión