Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Las piezas robadas del retablo de Olvés en 1989 llegan en depósito al museo de Santa María de Calatayud

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Calatayud ha decidido que los bienes, tres relieves en madera policromada, queden allí inmovilizados de forma cautelar.

'La adoración de los Magos' y 'La resurrección'
'La adoración de los Magos' y 'La resurrección'
Macipe

Pasados 32 años desde su robo, los tres relieves que fueron sustraídos del retablo del siglo XVI de la iglesia de Santa María la Mayor de Olvés han regresado a la comarca Comunidad de Calatayud. Así, a última hora de este martes, llegaban en una furgoneta de transporte para ser custodiados en el Museo de la Colegiata de Santa María de Calatayud, donde el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de la ciudad ha decretado su depósito. Hoy esas piezas, de unos 60 centímetros de alto y que representan a 'La anunciación', 'La adoración de los Magos' y 'La resurrección', han quedado expuestas en el claustro.

"Es un día importante, pero no el más importante. Ese llegará cuando las piezas puedan regresar, si así lo determina el juzgado, a Olvés", explicaba durante la presentación de este miércoles Jesús Vicente Bueno, abad de la Colegiata y responsable del museo y de la comisión de Patrimonio de la Diócesis de Tarazona. La llegada se ha producido después de que el historiador José Luis Cortés fuese requerido hace meses por una casa de subastas para evaluar el valor de unas obras, que resultaron ser las que desaparecieron de esta localidad en 1989.

Para Cortés se trata de una de esas "casualidades de la vida". "Cuando me llegaron las fotos, no me lo podía creer. Una especie de dragón en los ropajes de la Virgen en dos de las tablas me sacaron de dudas, pero también lo consulté con Jesús Criado y entonces lo tuvimos especialmente claro: eran las piezas que habían desaparecido un 24 de enero de 1989", recuerda este experto en el arte de la comarca bilbilitana. Los tres relieves que formaban parte del retablo permanecerán en una vitrina junto a otra de las dos escenas que sí se pudo conservar en la localidad: 'La adoración de los pastores'.

Por su parte, la alcaldesa de Olvés, Iluminada Ustero, reconocía sentirse en un día "muy emocionante, porque después de 32 años están aquí, aunque sea de forma cautelar". "Pinta muy bien", asumía la regidora en referencia a que las piezas puedan acabar volviendo a su localidad de origen. Asimismo, reclamó la colaboración de todas las instituciones como fórmula para proteger y potenciar el patrimonio de las pequeñas localidades.

En el acto también estuvo presente la directora general de Patrimonio del Gobierno de Aragón, Marisancho Menjón, a quien Ustero, como a la Diócesis y a Cortés, agradeció la implicación para lograr este regreso. Para Menjón, esta recuperación sirve para "reivindicar el papel de los historiadores del arte y de la investigación". "Todo esto es posible porque ellos (Cortés y Criado) han estudiado estas piezas detalladamente y con rigor y cuando aparecen las reconocen", argumentaba.

Dos técnicos de la empresa Arteayud fueron los encargados de realizar el desembalaje y llevar las piezas hasta una vitrina, donde permanecerán a la vista del público.

Unas escenas del primer renacimiento zaragozano

'La anunciación', 'La adoración de los magos' y 'La resurrección' son las tres piezas que llegaron como parte de una herencia que se iba a vender a través de una casa de subastas de Barcelona y que desaparecieron de Olvés en 1989. Pero no son las únicas escenas que integraban el retablo mayor de la iglesia de la localidad: allí se pudieron conservar 'La Natividad' y 'La Dormición'. Las partes que todavía siguen en paradero desconocido son 'Pentecostes' y una imagen de San Juan.

"Están hechas en madera policromada, posiblemente de pino. La mazonería del retablo es de Esteban de Obray, la imaginería de Gabriel Joly y la pintura de Pietro Morone y Gonzalo de Villapedroche, según hemos podido saber", detallaba Jesús Criado Mainar.

En la misma sala se conserva, además de otras piezas, el llamado 'Peinador de la reina', un pequeño mueble realizado en ámbar del Báltico y también procedente de Olvés, cuya iglesia sigue pendiente de finalizar su restauración.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión