Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Hacienda

El Ayuntamiento de Zaragoza incumplió en 2020 la estabilidad presupuestaria por 37 millones

La suspensión de las reglas fiscales por parte del Ministerio de Hacienda evitará un plan económico financiero.

La concejal de Hacienda, María Navarro, y la socialista Ros Cihuelo al inicio de la comisión de este martes.
La concejal de Hacienda, María Navarro, y la socialista Ros Cihuelo, en una comisión de Hacienda reciente.
Toni Galán

El informe sobre la estabilidad presupuestaria que prepara anualmente el interventor ha confirmado lo que ya se presuponía en un año de pandemia: el Ayuntamiento de Zaragoza incumplió los parámetros de estabilidad presupuestaria, con una necesidad de financiación de 37 millones de euros. La mayor parte de los datos del documento confirman la difícil situación que atravesaron las arcas municipales el año pasado: 22 millones de resultado presupuestario negativo, 85 millones de gasto extra con un desvío del 13,8% y un déficit de tesorería de 7 millones (sin sociedades). Se respetó eso sí el porcentaje de endeudamiento (104,6%) y, aunque en una cifra magra, el ahorro neto fue positivo (1,2 millones).

En cualquier caso son datos que confirman que el Ayuntamiento atravesó una situación extrema durante el pasado ejercicio, hasta el punto de que ni los grupos de la oposición hicieron demasiada sangre con la labor del gobierno municipal. La concejal de Hacienda, María Navarro, dio una razón a lo ocurrido: unos gastos extraordinarios de 30 millones de euros y un desplome de ingresos de 44. “Pónganse en la piel de quiénes gestionamos esta área. Hay un impacto de más de 70 millones de euros”, dijo la edil.

En circunstancias normales, los malos resultados del pasado ejercicio hubieran supuesto la necesidad de aprobar un plan económico financiero que devolviera las cuentas municipales por la senda de la estabilidad. Pero como recordó la concejal de Economía, Carmen Herrarte, las reglas fiscales fueron suspendidas por el Gobierno de España ante una “situación anómala” provocada por la pandemia. Y lanzó una exigencia: ayuda de otras administraciones.

La concejal socialista Ros Cihuelo admitió que “lo normal” en un año de pandemia es que no se respete la estabilidad presupuestaria. Eso sí, afirmó que eso no significa que no se tenga que cumplir, como también dice el interventor, con la exigencia de acordar en el próximo pleno las medidas para cubrir el remanente negativo de tesorería. 

En la misma línea, tanto ZEC como Podemos exigieron una solución al remanente de tesorería. Eso sí, el concejal de ZEC Alberto Cubero cargó contra la “incompetencia” de Navarro, mientras que el podemista Fernando Rivarés habló de “mala gestión de las cuentas”.

María Navarro explicó se ha decidido esperar a final de año para enjugar ese déficit en virtud de una mejora de los ingresos o la llegada de fondos del Estado o la UE. En cualquier caso, la edil antepuso las ayudas sociales o a los sectores afectados por la crisis al cumplimiento de las reglas fiscales.

Julio Calvo, de Vox, lamentó que todos los parámetros hayan empeorado. “No habrá que aplicar un plan de ajuste, pero los desequilibrios siguen ahí. Tarde o temprano, cuando haya que ajustar las cuentas, tendremos que esforzarnos mucho mas”, afirmó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión