Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Urbanismo

El PSOE pide que los vecinos no tengan que pagar la mitad del proyecto de Balsas

Los socialistas cuestionan aspectos jurídicos, sociales y de financiación del proyecto urbanístico presentado por el gobierno PP-Cs.

Balsas de Ebro Viejo es el grupo sindical de mayor tamaño de la capital aragonesa.
Balsas de Ebro Viejo es el grupo sindical de mayor tamaño de la capital aragonesa.
Francisco Jiménez

El concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Zaragoza Horacio Royo ha pedido al Gobierno PP-Cs que replantee el "presunto proyecto" de Balsas Positivo para que no se repercuta al vecindario gastos de gestión o inversiones en espacio público y que el Consistorio ponga dinero para que los particulares no tengan que financiar la mitad.

Con el proyecto Balsas Positivo, anunciado este miércoles, el Consistorio zaragozano plantea recurrir a los fondos europeos para invertir entre 77 y 95 millones de euros y acometer una renovación integral de la zona de grupos sindicales de Balsas de Ebro Viejo, que incluiría la rehabilitación de las 1.530 viviendas y la mejora urbana de todo el entorno.

El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Zaragoza ha recibido el proyecto de Balsas Positivo con un "mar de dudas", ha expresado en rueda de prensa Royo. En este sentido, ha recordado que el PSOE lleva tiempo reclamando al equipo de gobierno que se tome en serio la "degradación" de los 21 grupos sindicales de la ciudad, donde viven 30.000 zaragozanos, a menudo con los niveles de renta más bajos.

Ha criticado también la falta de concreción y de información, y ha anunciado que pedirá un consejo de administración extraordinario de la sociedad municipal Zaragoza Vivienda para que el gerente, José María Ruiz de Temiño, explique por qué negó información sobre el proyecto durante semanas para preservar la "agenda informativa" del Gobierno.

Sobre Balsas Positivo, ha asegurado que se trata únicamente de "un power point" sin ningún informe técnico que respalde los números que contiene y que con ese documento es "imposible" saber lo que se quiere hacer en Balsas de Ebro Viejo.

El concejal socialista ha considerado que esta falta de concreción se puede deber a que se estén escondiendo las "verdaderas intenciones", en el sentido de "posibles operaciones urbanísticas posteriores", o que se trata de "una operación de márquetin" y "una foto más al servicio del ego que nos gobierna", en referencia al alcalde Azcón.

Por otro lado, ha insistido en que la UE difícilmente financia más de la mitad de un proyecto y que exige conocer cómo se va a financiar el otro 50 por ciento. En este caso concreto, cree que habría que explicar cómo se financian 47,5 de los 95 millones de euros contemplados, porque "el Ayuntamiento no pone en duro", según el documento.

Royo ha calificado como "algo grave" que se pretenda que los vecinos de Balsas de Ebro Viejo sufraguen la práctica totalidad de esos 47,5 millones de euros, incluyendo los gastos de gestión o las actuaciones en el espacio público.

"Yo no sé cuánto dinero le ha pedido Cavero a los vecinos de la plaza Santa Engracia por reformarla ni sé cuánto dinero le ha pedido Serrano a los vecinos de la plaza Salamero por reformarla", ha protestado.

Ha calculado la aportación por vecino en unos 35.000 euros de media, frente a los 26.000 que estimaba el alcalde, cuando la vivienda más cara que está ahora mismo a la venta en Balsas de Ebro Viejo tiene un precio de 70.000 euros y otras no superan los 45.000 a 50.000 euros.

Esto supone una inversión equivalente a la mitad del valor máximo de mercado de la vivienda en un entorno con una renta media de alrededor de 7.000 euros al año.

"Lo que Azcón les pide a los vecinos de Balsas de Ebro Viejo, sin poner un duro del Ayuntamiento de Zaragoza es que hagan una aportación equivalente a cinco veces su renta anual personal", ha denunciado el representante del PSOE.

Además, ha preguntado cómo va a explicar a Europa que la mitad de la financiación depende de que 1.500 vecinos aporten esa cantidad, a lo que hay que sumar que la Sareb o fondos de inversión también tienen propiedades en la zona.

Ha reprochado también al Gobierno de la ciudad que no se haga mención a que en la zona conviven zonas de titularidad municipal con otras de titularidad privada, una cuestión que no ha sido resuelta y que demuestra una "distancia sideral" con la realidad.

Por todo ello, ha instado al Gobierno de Zaragoza a que no haga con el Plan Especial Zamoray-Pignatelli y que escuche y replantee el proyecto con dos condiciones fundamentales: no repercutir a los vecinos gastos de gestión o de urbanización y que el Ayuntamiento comprometa financiación municipal.

Ha exigido que no obligue a endeudarse a los más humildes de la ciudad mientras presume de que reduce la deuda en mitad de "la peor crisis de los últimos cien años". Por último, ha alertado de la posibilidad de provocar una "grave frustración" por la forma en la que se está enfocando este proyecto si no es seleccionado para recibir fondos europeos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión