Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Zaragoza

La Policía Local suprimirá la unidad de barrios rurales por falta de agentes y reforzará el servicio con los de otros distritos

Jefatura y Ayuntamiento plantean simplificar el organigrama para suplir las 300 plazas vacantes.

Depósito municipal de vehículos de Zaragoza, en la carretera de Castellón
Depósito municipal de vehículos de Zaragoza, en la carretera de Castellón
A. Navarro / HA

La Jefatura de la Policía Local de Zaragoza ha elaborado, con el respaldo del gobierno municipal, un plan de reestructuración del cuerpo que contempla la supresión de varias unidades, entre ellas la de Barrios Rurales y la de Protección Ambiental y Consumo. El nuevo planteamiento busca mejorar la organización del servicio ante la falta de efectivos que sufre la plantilla, que cuenta con más de 300 plazas sin cubrir. Para ello, se simplificará el organigrama, integrando a los equipos afectados en los tres grandes sectores, y se reforzará la UAPO con la incorporación de 25 agentes.

Son las líneas básicas de la propuesta que la semana pasada presentó el Jefe de Policía Local a los sindicatos, a los que se les ha dado siete días para presentar alegaciones y mejoras al documento inicial. Entre las principales novedades, destaca la supresión de la Unidad de Barrios Rurales, que presta servicio en los distritos periféricos de la ciudad. Se trata de una de las que más carencias de plantilla registra, y casi no logra cubrir los turnos básicos: teniendo en cuenta las bajas, apenas hay 15 agentes operativos.

Sin embargo, de las escasas incorporaciones que ha habido en el cuerpo en los últimos años (43 en 2021), ninguna ha ido a parar a Barrios Rurales. Por ello, el Consistorio apuesta por desmantelar la unidad e integrarla en los sectores Norte y Sur. Según fuentes policiales, de esta forma se podrían atender las necesidades de los distritos periféricos con más recursos, llegando incluso a duplicar el número de patrullas actuales: cuatro de lunes a viernes y dos los fines de semana.

En cambio, con esta decisión los barrios rurales perderían la especialización de unos agentes acostumbrados a las peculiaridades de estos núcleos de población, tal y como han advertido sus alcaldes cada vez que se ha planteado en el pasado la supresión de la unidad.

Por otro lado, la Policía Local prevé eliminar la Unidad de Protección Ambiental y Consumo (UPAC), encargada, entre otros, de la medición de ruidos, el horario de cierre de los establecimientos y de la venta ambulante. El anterior gobierno de ZEC ya suprimió el turno de noche, y ahora el de PP-Cs moverá a los 38 agentes que quedaban a otros destinos. Sus funciones las asumirán la UAPO y los distintos sectores.

De igual modo, se suprimen otras unidades de pequeño tamaño, como la de Prevención de la Seguridad Vial (radares), que se integra en Motoristas, o la de Instalaciones, y se reorganizan los horarios y turnos de Seguridad Nocturna.

Todas estas novedades, que van acompañadas de otros cambios en el calendario laboral, se comenzarían a aplicar a partir del 1 de enero de 2022.Para ese año, además, el Ayuntamiento prevé incorporar 25 efectivos a la UAPO, con el objetivo de lograr completar en 2023 sus 156 plazas.

La contrata se encargará de vigilar el depósito de vehículos

Una de las unidades de la Policía Local que desaparecerán con el nuevo organigrama que han acordado la Jefatura y el Ayuntamiento es la encargada de la vigilancia del depósito municipal de vehículos. Con el nuevo contrato de gestión del servicio de grúa, será la adjudicataria, Valoriza, quien se haga con el control de las instalaciones de la carretera de Castellón. Los agentes que hasta ahora custodiaban el recinto se integrarán en otras unidades para paliar la falta de efectivos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión