El sueño de una piscina de verano que cuesta 5,8 millones en Zaragoza

El Ayuntamiento abre la puerta a crear una instalación deportiva en La Almozara pero vincula la inversión a la iniciativa privada o a la llegada de fondos europeos.

El 30% del terreno que separa La Almozara de Las Delicias contempla equipamientos públicos.
El 30% del terreno que separa La Almozara de Las Delicias contempla equipamientos públicos.
José Miguel Marco

Los vecinos de La Almozara sufren la paradoja de vivir rodeados de piscinas de verano sin tener acceso a ellas. La extraña y tardía configuración del antiguo barrio de la Química ha hecho que el distrito cuente con las instalaciones militares de ‘El Soto’, de acceso restringido; el Tiro de Pichón, un club privado; y el Parque Deportivo Ebro, que cerró sus vasos en 2012. Por ello, una de las principales reivindicaciones de los residentes de la zona –unos 25.000– sigue siendo la creación de un centro municipal.

Pese a que todos y cada uno de los gobiernos que han pasado por el Ayuntamiento en la historia reciente han prometido hacer realidad esta inversión, lo cierto es que la reclamación ha adquirido el temido latiguillo de histórica por dos motivos: la falta de suelo y el coste económico de ejecutar unas piscinas públicas cuando la ciudad ya disfruta de otras 22.

La actual crisis derivada de la pandemia no augura cambios al respecto, pero un tenue atisbo para la esperanza de los vecinos ha surgido recientemente. El Ayuntamiento ha reordenado las parcelas del denominado parque equipado, la cicatriz de tierra que separa La Almozara de las Delicias que contempla un 70% de zona verde y un 30% de equipamientos públicos. Urbanismo aprobó un estudio de detalle en el que prevé la posibilidad de crear allí las futuras piscinas.

De hecho, el área de Arquitectura ya diseñó a finales del año pasado cómo sería una instalación en la parcela acotada por la avenida de la Ciudad de Soria y las calles de Fray José Casanova y Lago. Bajo el nombre de centro deportivo municipal Aljafería, contaría con cuatro vasos, dos pistas de tenis, tres de pádel, un frontón y un rocódromo, entre otros, que se ejecutarían en cascada para absorber  el desnivel del terreno. Los técnicos estimaron su coste en 5,8 millones de euros.

El Ayuntamiento descarta acometer esa inversión a cargo del presupuesto municipal, a no ser que llegue colaboración privada. De hecho, el actual alcalde, Jorge Azcón prometió en la pasada campaña electoral una piscina en unos terrenos cercanos, en el parquin sur de la Expo, de la mano del Club Deportivo Ebro.

La otra vía que explora el Consistorio es la llegada de financiación pública externa. En concreto, el gobierno PP-Cs prepara una propuesta para el programa de captación de fondos europeos para reconfigurar el proyecto de la Milla Digital que nació al abrigo de la Expo de 2008. Con esta iniciativa se crearían "equipamientos y actividades innovadoras" donde encajar las futuras piscinas como "complejo deportivo que cuente además con campos de fútbol y un edificio polivalente", según fuentes municipales.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión