Despliega el menú
Zaragoza

tradiciones

Crónicas de un pueblo, diez años desempolvando el archivo histórico de Maluenda

La localidad organiza desde 2010 unas jornadas de recreación de la vida a principios del siglo XX, destacando un hecho relevante en cada edición.

En la edición de 2018 se recreó la época de la gripe española de 1918.
En la edición de 2018 se recreó la época de la gripe española de 1918.
Heraldo

La gripe española de 1918, el papel de la mujer a principios del siglo XX, la agricultura o el rodaje de la película 'Nobleza baturra' son algunos de los hechos históricos que se han recreado en las jornadas Crónicas de un pueblo, de Maluenda, en la última década.

Desde hace diez años, la localidad desempolva sus archivos para recuperar acontecimientos de su pasado, en concreto de principios del siglo XX, y darlos a conocer entre sus vecinos de una forma amena.

La iniciativa surge en 2010, impulsada por gente del pueblo decidida a difundir los hitos que han marcado la historia de Maluenda. Así nace también la compañía de teatro El Trinquete, compuesta por una veintena de vecinos quienes, sin ser actores o actrices profesionales, se suben todos los años al escenario para protagonizar una obra de teatro.

El tema de la representación es distinto en cada edición, por lo que detrás de ello se esconde toda una labor de investigación. Silvia Molina, concejal de Patrimonio y Turismo del Ayuntamiento e historiadora, tiene mucha culpa de ello. Junto con Jesús Gil Alejandre, maestro de profesión, son los encargados de bucear en los archivos municipales y de hablar con los vecinos más longevos para rescatar pedazos de la historia de Maluenda y darles vida.

A este regreso al pasado contribuye en masa el resto del pueblo. Prácticamente todos los vecinos de Maluenda que participan en las jornadas lo hacen vestidos de la época. Para conseguir una recreación todavía más ajustada a la realidad, durante las primeras ediciones de Crónicas de un pueblo se ofrecieron varios talleres de indumentaria que sirvieron para dar ideas de vestimenta. Hay quienes, explica Silvia, rescatan cada año ropa de sus antepasados, como las capas de lana de hace cien años, en el caso de los hombres.

Las jornadas han ido ganando en popularidad con el paso de los años y Maluenda, una localidad de la comarca de Calatayud que ronda los mil habitantes, congrega a unas 900 personas de público con motivo de las jornadas. Además, cada vez son más quienes acuden desde los alrededores, vestidos de la época, para vivir este día.

cronicas de un pueblo maluenda 26/10/19 fotografia macipe [[[FOTOGRAFOS]]]
Una edición anterior de Crónicas de un pueblo
JMACIPE

Desde la gripe española de 1918 hasta el rodaje de 'Nobleza baturra'

Bucear entre papeles, recuperar documentos, analizar fotografías, conversar con los mayores del pueblo… La gran labor de investigación que hay detrás de Crónicas de un pueblo ha ido haciendo posible que cada año, desde hace diez, se pueda destacar un hecho importante en la historia de Maluenda.

El Cardenal Casanova fue el primer personaje histórico de la localidad en ser representado. Fue el protagonista de la primera edición de Crónicas, con su llegada al pueblo para inaugurar el edificio del Ayuntamiento. La gripe española de 1918, una pandemia de principios del siglo XX que acabó con la vida de entre 50 y 100 millones de personas en todo el mundo, fue hace dos años el tema de la representación.

La llegada del tren a la localidad en 1901, el papel de la mujer en aquella época, la agricultura o el rodaje de la película 'Nobleza baturra', de Florián Rey, en las calles de Maluenda son otros de los hitos que se han recreado.

Unos hitos y anécdotas que muchos vecinos, especialmente los de menor edad, suelen desconocer. De ahí que el objetivo de estas jornadas sea, en buena medida, transmitir esta información tan relevante para el pasado de Maluenda y hacerlo de una manera amena, en forma de obra de teatro.

cronicas de un pueblo maluenda 26/10/19 fotografia macipe [[[FOTOGRAFOS]]]
Imagen de una edición pasada de Crónicas de un pueblo.
JMACIPE

Para contribuir a la ligereza de las representaciones, los miembros del grupo de teatro, que hacen tanto de actores como de guionistas, preparan los textos con toques de humor y empleando palabras propias del pueblo. En definitiva, se usa un lenguaje con el que los vecinos se sienten identificados.

Además de la representación teatral, que es el acto central de las jornadas, también se organizan otras actividades, generalmente llevadas a cabo por las distintas cuadrillas de amigos. Así, durante estos diez años se han ido recuperando tradiciones como los juegos tradicionales de lanzamiento de hueso de melocotón o la elaboración de almendras garrapiñadas y otros dulces típicos de Maluenda.

Somos Maluenda, una asociación joven

Motivado por las dimensiones que ha ido adquiriendo el evento, en 2017 se crea la asociación Somos Maluenda. Aunque es el Ayuntamiento quien organiza y financia las jornadas, para sacar adelante la fiesta se necesitaba la colaboración de una entidad organizada y dedicada exclusivamente a ello, tomando así el relevo a la cofradía que en los inicios impulsó Crónicas de un pueblo.

Aunque la mayor parte de sus esfuerzos se centran en la organización de estas jornadas, Somos Maluenda se dedica a promover otras actividades, como las jornadas anuales de divulgación científica que congregan a un centenar de personas.

Dentro de las Crónicas, desde la asociación se ocupan de la charla previa a la celebración de las jornadas que sirve para contextualizar el tema de cada año. Esta cita suele ser el fin de semana previo al puente del Pilar, como antesala al gran evento, cuya fecha habitual es para finales de octubre.

Este año, por las circunstancias especiales, Crónicas de un pueblo no se va a poder celebrar con normalidad y el tema escogido para este año, que no se ha querido desvelar, se guardará para próximas ediciones.

En su lugar, el Ayuntamiento ha anunciado varias actividades alternativas, como la presentación y el reparto de la una revista que recopila estos diez años de Crónicas y la proyección de una obra teatral pasada. Lo que no se ha dado a conocer para mantener el suspense es qué sucederá el 23 de octubre, cuando en un año normal, se hubiera celebrado el décimo aniversario de Crónicas de un pueblo en las calles de Maluenda.

Etiquetas
Comentarios