Despliega el menú
Zaragoza

ayuntamiento de zaragoza

Urbanismo negociará con la propiedad del Jesús y María una recalificación para levantar 170 pisos

El Ayuntamiento acepta iniciar los trámites para modificar el PGOU con los votos de PP,PSOE, Cs y Vox
Víctor Serrano y los socialistas exigen a los promotores que mejoren su oferta

El antiguo colegio Jesús y María de Zaragoza, desde la calle de Cortes de Aragón.
El antiguo colegio Jesús y María de Zaragoza, desde la calle de Cortes de Aragón.
Guillermo Mestre

El Ayuntamiento de Zaragoza abrirá un proceso de negociación con los propietarios del antiguo colegio Jesús y María que puede concluir con una recalificación de los terrenos que permita la construcción de 170 pisos de precio libre. Es al menos lo que pretenden los titulares de los terrenos, Bilbao Patrimonial, que proponen ceder al Consistorio espacio para un equipamiento público y zonas verdes. No obstante, el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, declaró que la propuesta de cesiones de momento le parece "corta" y pide mejorarla.

El acuerdo se adoptó ayer en el consejo de Gerencia de Urbanismo, que debatió sobre la conveniencia de iniciar los trámites para una modificación del Plan General de Ordenación Urbana. Sobre la mesa, unos terrenos de uso educativo, religioso y asistencial que llevaban sin ser utilizados desde el cierre del colegio en 1996. El gobierno PP-Cs, el PSOE y Vox respaldaron abrir el proceso, mientras que ZEC y Podemos se posicionaron en contra.

Serrano explicó que los terrenos del Jesús y María son "un vacío urbano" que está "empobreciendo" esta zona de la ciudad. Por eso dijo que "es una buena noticia" poner en marcha una negociación con los propietarios para lograr que los suelos puedan tener uso con un equipamiento para los vecinos. No obstante, el responsable municipal dejó claro que "la propuesta se queda corta y tienen que mejorar".

En este sentido, no descartó que sea necesario "replantear" el número de viviendas, otorgar un aprovechamiento en el subsuelo para el Consistorio e, incluso, que entre las cesiones se contemple un equipamiento completamente terminado, como por ejemplo un centro cívico. A cambio del derecho a edificar 170 pisos repartidos en dos bloques (uno de siete alturas y otro de once), los 280 aparcamientos y los espacios para locales y oficinas, los promotores cederían el suelo de los edificios originales del antiguo colegio, así como los espacios libres para zonas verdes y para viales. Serrano declaró que buscará el consenso con este proyecto y que "no puede salir solo con 16 votos", que es el número mínimo de concejales para lograr la mayoría absoluta en el pleno. "Tendrá que tener el voto del PSOE", declaró.

División en la oposición

El concejal socialista Horacio Royo dijo que"la propuesta está muy verde", aunque se mostró proclive a negociar. Consideró que "los números quedan muy a favor de los promotores" y anunció que votará en contra de la recalificación si al final no se logra un acuerdo aceptable. Asumió que esos suelos no pueden estar "permanentemente vacíos" y recordó la reivindicación de un centro de mayores para el barrio.

También votó a favor de iniciar los trámites para la modificación el grupo de Vox. Su portavoz, Julio Calvo, advirtió en cualquier caso que esta posición "no prejuzga que se vayan a atender las solicitudes del particular", y recordó que se velará por los intereses de la ciudad.

En cambio, ZEC y Podemos mostraron su rechazo a "un nuevo pelotazo urbanístico", como calificó el proyecto el exalcalde y portavoz de los comunes, Pedro Santisteve. A su juicio, "esta parcela ha estado abandonada durante 30 años y ahora se abre a la especulación con la connivencia de las derechas". Por su parte, desde la formación morada, Fernando Rivarés criticó que la modificación del PGOU "parece, una vez más, hecha a medida". El edil reclamó zonas verdes y equipamientos para esta parcela del distrito Centro.

Etiquetas
Comentarios