Despliega el menú
Zaragoza

comercio

Plaza Imperial vende más de 5 hectáreas a Costco para su estreno en Zaragoza

Derribará Verdecora y el área ocupada en su día por Eroski para que se instale la multinacional. El nuevo operador levantará un espacio de venta de 15.000 m2 cuya apertura se prevé para 2022.

Instalaciones de Plaza Imperial junto a la autovía de Madrid.
Instalaciones de Plaza Imperial junto a la autovía de Madrid.
Toni Galán

La gigantesca galería comercial de Plaza Imperial se demolerá parcialmente para hacer sitio al quinto almacén de la multinacional Costco en España. El acuerdo de compraventa se cerró la semana pasada y supondrá la desaparición de más de 53.000 metros cuadrados del imponente complejo, una superficie que pasará ahora a manos de la firma norteamericana con el fin de construir un nuevo edificio de 15.000 metros cuadrados para vender desde productos de alimentación y electrónica hasta muebles y material de oficina. También habilitará una gran gasolinera, convirtiéndose así en la segunda con la que contará el área comercial de la plataforma logística.

Fuentes de la propiedad del centro comercial han confirmado este diario el acuerdo, que se empezó a negociar hace más de un año y cuya cuantía millonaria no ha trascendido por expreso deseo de las partes. Lo que sí adelantaron es que la implantación supondrá la contratación de una plantilla de 260 trabajadores cuando esté a pleno rendimiento, en torno al tercer año.

La pretensión de Plaza Imperial es tramitar antes de fin de año la licencia de derribo ante el Ayuntamiento de Zaragoza y acometer las obras en un plazo de medio año. La intervención afectará al espacio de Verdecora, de casi 8.000 metros, y al antiguo hipermercado de Eroski incluido en la galería comercial, que ocupa otros 15.000 m2.. Ambos se demolerán para dejar expedita toda la superficie, a la que se añade la correspondiente área de aparcamiento anexa hasta sumar los más de 53.000 m2 incluidos en el acuerdo.

Esto será posible porque la galería de tiendas junto a la autovía de Madrid está prácticamente vacía desde que empezó el cierre masivo tras la apertura de Puerto Venecia. Ya esto se ha unido la negociación con Verdecora para desalojar sus instalaciones, que cierran hoy al público con el objetivo de estrenar un nuevo espacio en La Torre Outlet el próximo día 22. No obstante, tiene de plazo hasta fin de año para desalojar.

Costco como oportunidad

La propiedad de Plaza Imperial tiene muy claro que las posibilidades de atraer marcas de ropa o de hogar para reflotar el complejo como destino comercial son mínimas ante la congestión de la oferta en la ciudad. Por ello, está decidida a demoler una mayor superficie con el fin de sacar al mercado más espacio para medianas superficies aprovechando el revulsivo de la implantación de Costco, que garantizará un importante flujo de visitantes.

La propiedad de Plaza Imperial, en manos de un grupo de inversores argentinos a través de la sociedad madrileña Inversiones Carney, acometerá toda la demolición a la vez si logra cerrar su estrategia a corto plazo. Lo que aún no sabe es el grado de la intervención, dado que la galería perderá 15.000 de sus 88.000 m2 con la operación de Costco y aún se debe definir cuánta superficie adicional se demolerá.

Plazos condicionados

De forma paralela, la multinacional tramitará las preceptivas licencias de actividad y de construcción, lo que condiciona su apertura. Las partes tampoco quisieron aventurar una fecha, aunque el nuevo almacén requerirá entre trámites administrativos y obras unos dos años. De este modo, podría abrir su quinto espacio comercial en el país a finales de 2022, tras los de Sevilla, Getafe, Las Rozas y el que estrenará el próximo año en Sestao.

Su construcción no debería llevar más de nueve meses porque Costco desarrolla sus almacenes adaptando el mismo diseño a las normas de cada lugar, por lo que la clave está en el plazo que requerirá tramitar los permisos.

La propiedad de Plaza Imperial tiene como objetivo potenciar la oferta de ocio y restauración para «reposicionar» y reflotar la actividad, sin renunciar a la atracción de comercio, con el fin de diferenciarse del resto de grandes superficies y atraer así de nuevo clientes hasta Plaza.

La situación es complicada, dado que solo quedan dos tiendas abiertas, una de niños (Baby Kid) y la cadena de ropa de oportunidades del grupo Cortefiel (Fifty Factory). Muy lejos queda la imagen de la inauguración en 2008, con 177 comercios abiertos y las principales cadenas. Los anteriores propietarios fracasaron en su intento de especializar el centro en un ‘outlet’ y los nuevos están decididos a sacrificar buena parte de la galería para hacer rentable la inversión que hicieron hace tres años.

La operación hasta ahora de mayor calado la cerraron hace unos meses con la cadena de distribución Family Cash, que ocupará en régimen de alquiler los 6.000 m2 que daban cabida al ‘outlet’ de El Corte Inglés. Y acaban de firmar la implantación de Burger King.

Etiquetas
Comentarios