Zaragoza
Suscríbete por 1€

Calatayud apuntala el palacio de Villa Antonia para evitar su derrumbe

Los trabajos de estabilización del inmueble se prolongarán dos meses y costarán 82.000 euros.

Fotografía de archivo en la que se aprecia el estado de ruina del palacio de Villa Antonia.
Fotografía de archivo en la que se aprecia el estado de ruina del palacio de Villa Antonia.
Macipe

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Calatayud ha adjudicado las obras de apuntalamiento del palacio de los Marqueses de Villa Antonia para evitar su derrumbe. En 2015 este edificio pasó a manos municipales tras una subasta en blanco y la falta de intervención de su anterior propietario lo ha llevado a un peligroso estado de ruina.

Estos trabajos, que empezarán próximamente, los ejecutará la empresa Construcciones Puente Argal por un montante de 82.000 euros más IVA. Está previsto que se desarrollen a lo largo de dos meses y se centrarán en la reparación de tejados, la sujeción de la fachada, apuntalamientos, derribos controlados y fortalecimiento de los elementos que presentan un mayor valor histórico-artístico.

Se trata de un edificio de estilo neoclásico del siglo XIX y que se encuentra ubicado en la plaza del Carmen, en pleno casco histórico de la ciudad bilbilitana. Esta intervención se hará bajo la directriz del proyecto elaborado por el arquitecto Fernando Alegre, a quien se le adjudicó el pasado marzo el contrato para la redacción del proyecto básico y de ejecución, el estudio de seguridad y salud, la dirección de obra y coordinación de seguridad por más de 10.200 euros. Esta actuación también cuenta con el visto bueno de Patrimonio.

Según especificó el alcalde, José Manuel Aranda, se llevarán a cabo unas "obras de estabilización" que implicarán un "apuntalamiento interno y externo". "Son estrictamente necesarias, serán laboriosas, e implicará eliminar el cercado perimetral y desmontar partes que puedan implicar un peligro, y así se podrá valorar qué se puede hacer allí", detalló. En cuanto a la financiación, el regidor recordó que existe financiación del Plan Plus de la Diputación de Zaragoza.

Respecto a los usos futuros, Aranda se limitó a indicar que «hubo un interés», pero que nada se ha concretado hasta ahora. Asimismo especificó que la protección del inmueble se centra en su fachada principal y que hay otras partes que carecen de valor.

Sobre las áreas protegidas y en las que ya se ha actuado, el primer edil recordó que ya se extrajeron los alfarjes medievales. Estas piezas, que recubrían parte de las techumbres, fueron recuperadas, depositadas fuera del inmueble y restauradas en 2019. Para estos trabajos, el Consistorio contó con una ayuda de 40.000 euros del plan de restauración de bienes muebles de la Diputación de Zaragoza (DPZ).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión