Despliega el menú
Zaragoza

infanticidio en zaragoza

"La madre bajó a la calle chillando con la niña en brazos"

Los vecinos del padre que ha matado a su hija de 4 años en Las Delicias relatan la angustia de la mujer al tratar de salvar la vida de la pequeña.

Manuel Pérez, vecino de la familia, explica lo que vio anoche.

El asesinato de una niña de cuatro años a manos de su padre ha conmocionado a los vecinos de la calle de Domingo Ram. El suceso ha alterado la madrugada de este lugar de Las Delicias, ya que los gritos de la madre alertaron a las personas que vivían en su mismo portal e incluso en los cercanos.

Manuel Pérez, vecino del mismo edificio que la familia, cuenta que “la madre bajó a la calle chillando con la niña en brazos chillando”. Según explica, hubo coches que en ese momento estaban pasando por la calle y que “no le hacían caso”. Entonces, muchos vecinos llamaron a la Policía. Minutos después llegaron los primeros agentes, algo después las ambulancias y se montó todo el dispositivo de búsqueda del asesino, N. C. O., un hombre de 34 años de origen nigeriano.

“En esos momentos el hombre ya se había ido; si lo veo salir, igual no lo cuenta”, afirma Pérez. Según explica este vecino de la familia, llevan “dos tres años viviendo en el portal” y, además de la pequeña asesinada, “tienen otro hijo de un año y medio”. “Ahora estaban aprendiendo español”, señala. Según apunta, el presunto autor de los hechos es una persona “algo conflictiva” en las relaciones vecinales, ya que “tenía la música alta” y había recibido quejas de algunos vecinos.

María Jiménez bajó a ayudar a la madre de la niña asesinada en Las Delicias
María Jiménez bajó a ayudar a la madre de la niña asesinada en Las Delicias
HA

Desde el edificio de enfrente, María Jiménez vio todo en primera persona, e incluso arrojó un vestido a la madre para que se cubriera, ya que, según cuenta esta vecina, "bajó desnuda". "Estaba viendo la tele cuando oí gritos y me asomé. Esta pidiendo ayuda con la niña en brazos sangrando y llamé a la Policía", relata. 

Jiménez explica, además, que los agentes llegaron en seguida y tumbaron a la pequeña en el suelo para tratar de parar la hemorragia. "La pobre madre estaba traumatizada", comenta. "Bajé para ver en qué la podía ayudar. Vistieron al otro niño y a ella le echaron una sábana por encima", señala.

En el bar Isabelo 5, a pocos metros del portal 76 de Domingo Ram, donde tuvo lugar el crimen, los clientes no hablaban de otra cosa este martes. "Oí gritos y vi a la mujer pidiendo ayuda", coincide José Ignacio Gracia, vecino del edificio de enfrente. "La Policía llegó y en seguida se vio que era algo grave, qué culpa tendrá la pobre niña de nada", lamenta.

Etiquetas
Comentarios