Despliega el menú
Zaragoza

ZeC no logra apoyos para instruir contra el racismo a la Policía Local

La moción solo ha recibido el apoyo de Podemos-Equo, mientras que el Partido Socialista se ha abstenido y la bancada de la derecha ha votado en bloque en contra.

Un coche patrulla de la Policía Local, en la zona de Pignatelli.
Un coche patrulla de la Policía Local, en la zona de Pignatelli.
José Miguel Marco

El grupo de Zaragoza en Común no ha logrado este viernes los apoyos suficientes en el pleno del Ayuntamiento para implementar el programa PIPE de formación para prevenir las discriminaciones raciales en las actuaciones policiales.

La moción solo ha recibido el apoyo de Podemos-Equo, mientras que el Partido Socialista se ha abstenido y la bancada de la derecha (Partido Popular, Ciudadanos y Vox) ha votado en bloque en contra.

El principal escollo para la aprobación de la iniciativa ha radicado en la redacción del texto, en el que se hace una mención explícita sobre las “conductas discriminatorias de los funcionarios” públicos.

“No estamos hablando de todos los funcionarios, ni de todos los militares, ni de toda la policía, estamos hablando de que los derechos fundamentales requieren instrumentos de garantía y de vigilancia e inspección”, ha explicado el portavoz de ZeC, Pedro Santisteve.

En ese sentido, la concejal delegada de Igualdad, María Fe Antoñanzas, ha acusado a Santisteve de haber recurrido a un “enfoque claramente tendencioso” en la moción a través de “acusaciones sin ninguna base”.

“Es una insinuación muy fea y está totalmente alejada de la realidad. Nuestros funcionarios y nuestra Policía Local de lo único que pueden pecar es de compromiso y solidaridad”.

En esa misma línea, la edil de Vox Carmen Rouco ha criticado a Zaragoza en Común por extender “calumnias generalizadas” y ha negado que se produzcan situaciones de racismo institucional en Zaragoza. “Decir que los vecinos de esta ciudad sufren discriminación por su raza, su color o su origen es radicalmente falso”, ha agregado.

Las críticas de los dos partidos se suman a un comunicado que ha emitido antes del pleno el Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento de Zaragoza (STAZ) para mostrar su “disconformidad” con la moción por las “imputaciones unilaterales y arbitrarias hacia los funcionarios”.

Esta redacción también ha provocado la abstención del grupo socialista, que ha defendido el valor del programa PIPE, pero ha reclamado que debe implementarse con el apoyo de los trabajadores y no en una moción del Ayuntamiento.

“Cuando se plantean estas cuestiones hay que determinarlas con mucho cuidado”, ha explicado la edil socialista María Ángeles Ortiz.

El único grupo que ha secundado la propuesta ha sido el de Podemos-Equo, que ha puesto en valor este tipo de iniciativas formativas para evitar la “revictimización” de las personas que sufren racismo, cuando acuden a buscar ayuda a la Administración.

“La obligación de los poderes públicos y de las instituciones es poner remedios para que esta situación se ataje mediante formación”, ha explicado la edil de la formación morada Amparo Bella.

Los grupos del pleno también han rechazado la creación de un Observatorio contra la discriminación que diseñe estrategias contra el racismo, la xenofobia y la homofobia, aunque sí que se han comprometido a ejecutar el Plan para una Ciudadanía Diversa, aprobado en el mes de marzo. 

Etiquetas
Comentarios