Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La margen izquierda, descontenta con la peatonalización de fin de semana

Las asociaciones vecinales del Arrabal, La Jota y el barrio Jesús aseguran que el planteamiento actual perjudica a los usuarios del autobús y abogan por el cierre al tráfico de otras calles interiores.

Puente de Piedra.
Puente de Piedra.
L. R.

El pasado fin de semana entró en vigor el plan de peatonalización puesto en marcha por el Ayuntamiento de Zaragoza con el fin de facilitar el distanciamiento social. La medida consiste en el cierre al tráfico de 14 calles de la ciudad durante los fines de semana, en horario de 10.00 a 20.00.

El consistorio asegura que la valoración de este primer fin de semana de restricciones al tráfico es “muy positiva”, aunque el planteamiento no ha gustado a todos por igual. Las asociaciones de vecinos del Arrabal, el barrio Jesús y La Jota han manifestado su oposición a la peatonalización de calles tan céntricas como Don Jaime I, Independencia y el Puente de Piedra. Los vecinos de esta zona de la margen izquierda se quedan así sin “la vía más directa y más rápida para la comunicación en transporte público”, al tiempo que critican que no se haya planteado la peatonalización de ninguna calle del distrito del Rabal.

Desde el Ayuntamiento insisten en que se trata de una medida “temporal”, que nace dentro de este contexto de crisis y desescalada y que para aplicarla se han tenido en cuenta criterios como la cantidad de zonas verdes y ajardinadas que hay en cada barrio. “En la margen izquierda el porcentaje de zonas verdes, calles amplias y ajardinadas es mucho mayor que en barrios como Delicias. Por eso hay más calles peatonalizadas en la margen derecha”, explican.

La Asociación de Vecinos Arrabal Tío Jorge, por su parte, considera “curioso” que de esas 14 calles seleccionadas para la peatonalización ninguna se encuentre en la margen izquierda. “Aquí vivimos 150.000 personas”, señala Rafael Tejedor, presidente del colectivo vecinal.

Tejedor también teme que la peatonalización de zonas como el Puente de Piedra tenga el efecto contrario al deseado, y “en lugar de aliviar la circulación de los ciudadanos estos acudan a pasear por donde habitualmente no se puede”.

El colectivo considera que la peatonalización durante los fines de semana de Don Jaime e Independencia perjudica especialmente a quienes dependen del transporte público para, por ejemplo, acudir a sus puestos de trabajo. “Sabemos que su uso ha bajado en un 90% estos días, pero quienes lo usan ahora son personas que realmente lo necesitan”, comenta Tejedor. Según sus cálculos, el desvío de las líneas de autobús afectadas por San Vicente de Paúl el Paseo de la Mina, Constitución y Plaza Paraíso aumenta el tiempo de viaje en 15 minutos.

En el mismo sentido se manifiesta Juan Antonio Andrés, presidente de la Asociación de Vecinos de La Jota, que cree que esto deja a los vecinos de la zona en “una situación similar a cuando se hicieron las obras de Don Jaime”.

No obstante, desde el Ayuntamiento recuerdan que, en estos momentos, el número de viajeros que usan el autobús durante los sábados y los domingos ha descendido en un 93%, y que los desvíos solo suponen “muy pocos minutos más de recorrido”.

“El problema está en las calles estrechas”

Tejedor comenta que hubiera sido partidario de peatonalizar el paseo de la Ribera desde Vadorrey hasta la Expo para poner en valor las riberas y ofrecer a los ciudadanos paseos atractivos. “Después de tantos días la gente quiere ver verde”, asegura.

Andrés también se muestra “sorprendido” de que ese paseo no se haya hecho peatonal, ya que el pasado fin de semana pudieron comprobar que estuvo muy concurrido. Además, desde la asociación de La Jota hace un llamamiento a la prudencia y pide a los ciudadanos que respeten la normativa. “Hay una gran cantidad de jóvenes que pasean en grupo y sin mascarillas”, lamenta Andrés, que considera que se deberían poner en marcha campañas dirigidas a este sector de la población

Un planteamiento similar es el de la Asociación de Vecinos del barrio Jesús, entidad que considera que cerrar al tráfico el Puente de Piedra no soluciona los problemas de los residentes. “La cuestión está en las calles estrechas y de esas hay muchas en el barrio. Por ejemplo, el entorno de la calle Jesús o la calle Norte”, explica Raúl Gascón, presidente del colectivo. Gascón también lamenta que no se haya consultado con las asociaciones la medida y que se enteraran de su aplicación a través de la prensa.

El Ayuntamiento de Zaragoza reitera que gracias a esta peatonalización, “miles de personas han podido salir a la calle con mayor margen de seguridad”. Con todo, fuentes municipales dejan la puerta abierta a “valorar las propuestas que vayan surgiendo por parte de los grupos municipales, distritos y barrios” mientras dure la desescalada.

Etiquetas
Comentarios