Despliega el menú
Zaragoza

VALDEJALÓN

El asfaltado sostenible permite un ahorro del 20% en los costes

La carretera de Ricla a Fuendejalón estrenó nuevo firme reciclado in situ que, según el Gobierno de Aragón,
reduce las emisiones y reutiliza los materiales.

Reciclado in situ con cemento, en el tramo que se ha acondicionado entre Ricla y Fuendejalón.
Reciclado in situ con cemento, en el tramo que se ha acondicionado entre Ricla y Fuendejalón.
DGA

La técnica del asfaltado in situ, que garantiza un ahorro del 20% en los costes, se ha empleado por segunda vez en Aragón. Y se ha hecho en la carretera A-121, entre Ricla y Fuendejalón, tras haberse empleado con anterioridad en la A-220 de La Almunia a Cariñena. La DGA apuesta por este sistema cuando las condiciones de la vía lo permiten, y permite reducir las emisiones y reutilizar materiales, situándose como una alternativa sostenible.

En el acondicionamiento de casi diez kilómetros de la A-121, en la zaragozana comarca de Valdejalón, se ha trabajado así con la técnica del reciclado in situ del firme de la carretera existente. Se trata de un procedimiento que constituye una opción medioambiental "muy interesante en la lucha contra el cambio climático", según trasladó el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro: "Evitamos el fresado del firme existente, la necesidad de transportarlo hasta un gestor autorizado y la reposición de la capa fresada con mezcla bituminosa que se trae desde la central". 

Además del ahorro de materiales y de los costes de transporte, se reduce el deterioro de las carreteras adyacentes al disminuir el volumen de mezclas que deben realizarse, se emiten menos gases a la atmósfera y se reutiliza el material. Todo ello, además, conlleva un ahorro económico, con una rebaja del 20% respecto a la técnica de fresado y reposición.

Desde la Dirección General de Carreteras del Gobierno de Aragón explicaron que esta técnica puede ser con cemento o emulsión. De Ricla a Fuendejalón se decantaron por la primera opción porque "existían espesores demasiado grandes de aglomerado y se necesitaba profundizar en la zahorra". Este sistema solo se puede emplear en aquellas zonas que están exentas de yeso.

En la A-121 se ha trabajado en el acondicionamiento y refuerzo del firme de la carretera, con una inversión total de 5.239.391,96 euros. El tramo que se ha ejecutado atraviesa los términos municipales de Épila, Lumpiaque, Rueda de Jalón y Fuendejalón. Las obras comenzaron en agosto de 2018.

Estos trabajos han supuesto una mejora muy importante ya que se ha procedido el ensanche de la calzada de 7,5 metros hasta los 10 metros de anchura. Soro adelantó que "así se logran dos carriles de 3,5 metros de anchura y arcenes de 1,5 metros". Se ha mejorado también el drenaje de la carretera con el revestimiento de las cunetas existentes y la mejora de las obras de drenaje. Por último, el consejero señaló que se han colocado los sistemas de contención de vehículos, balizamiento y señalización vertical y horizontal. Se trata de una carretera con una intensidad media diaria de 2.073 vehículos, de los cuales casi el 50% son pesados. Mientras se ejecutaron los trabajos, la regulación del tráfico se realizó en tramos de 3 kilómetros con un carril de único sentido alterno y paso alternativo cada 15 minutos.

Carretera de Cariñena a Tosos

Por otra parte, hace unos días finalizaron también las obras de acondicionamiento en la carretera A-220 entre Cariñena y Tosos. Unos trabajos que han supuesto el ensanche de la calzada, que ha pasado de 4,5 metros a 9 metros, y la mejora del trazado. También se ampliaron dos puentes. Para una mayor seguridad se ejecutó un muro de escollera para la protección de un desmonte y se adecuó un paso cabañero

Esta infraestructura es básica para la conexión de la comarca y se suma las inversiones hechas en la pasada legislatura en Villanueva de Huerva y en la conexión entre Cariñena y La Almunia.

Etiquetas
Comentarios