Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

El accidente que costó la vida a su mujer en Mallén puede llevarlo ahora a prisión

La familia de la víctima, que tenía 33 años y viajaba en el asiento del copiloto, lo acusa de homicidio imprudente por conducir con el permiso retirado y dormirse al volante.

El Mercedes en el que viajaba la pareja se salió de la calzada de la AP-68 y chocó contra un murete de hormigón en la mediana, a la altura de Mallén.
El Mercedes en el que viajaba la pareja se salió de la calzada de la AP-68 y chocó contra un murete de hormigón en la mediana, a la altura de Mallén.
DPZ

Un vecino de la localidad barcelonesa de Granollers se sentó este jueves en el banquillo de los acusados por el desgraciado accidente de tráfico ocurrido el 22 de octubre de 2017 en Mallén, en el que perdió la vida su mujer, de 33 años, y él, de 31, resultó herido grave. La Guardia Civil llegó a la conclusión de que el Mercedes en el que circulaba la pareja por la AP-68 se salió de la calzada porque al hombre le venció el sueño y se quedó dormido al volante. Pero resulta además que por aquellas fechas el conductor tenía retirado temporalmente el permiso, por lo que tanto la Fiscalía como la familia de la fallecida le acusan ahora de un homicidio imprudente que podría costarle hasta dos años de prisión.

Según declaró ayer el acusado ante la titular del Juzgado de lo Penal número 5 de Zaragoza, tras comer en Logroño, él y su esposa decidieron continuar viaje de regreso a casa. El hombre explicó que ella estaba cansada, por lo que prefirió ponerse al volante y dejar que su mujer ocupara el asiento del copiloto. Sin embargo, el cansancio hizo que también él acabara dando una cabezada, con tan mala suerte que su vehículo chocó en la mediana contra un muro de hormigón. El conductor tuvo que ser trasladado en el helicóptero del 112 al hospital Miguel Servet, pero logró salvar la vida. No corrió la misma suerte su esposa, que como consecuencia del fuerte golpe falleció prácticamente en el acto.

El acusado explicó que cerró los ojos apenas «unos segundos», pero la Fiscalía y la acusación particular, que ejerce la letrada Aitana Sánchez, le reprochan el despiste y, sobre todo, que se pusiera a conducir sabiendo que no podía hacerlo. Por ello, la primera pide una condena de 5 meses de prisión y 14 de retirada del carné. La familia de la víctima, que ya fue indemnizada por la muerte de esta, eleva la petición de cárcel a dos años, a los que suma otros dos de retirada de la licencia.

La defensa, que corre a cargo de la abogada Eva María Galán, lamentó este jueves el fatal accidente, pero trató de convencer a la magistrada de que sobre su cliente solo puede recaer una sentencia absolutoria. Principalmente, explicó, porque «en ningún momento» condujo de forma temeraria o con desprecio a las normas de circulación. «Conducía a 122 km/h por una autopista», recordó. «Le venció el cansancio, algo que nos puede pasar a todos. Y por ello estamos ante un lamentable accidente en el que no hubo ningún dolo», añadió.

Falló el cinturón de seguridad

Para la defensa, las consecuencias del siniestro hubieran sido muy distintas si el cinturón de seguridad del asiento de la copiloto no se hubiera desgarrado por la zona abdominal, algo que advirtieron los agentes de la GuardiaCivil cuando redactaron su atestado. De hecho, la abogada recordó que fueron las gravísimas lesiones que la mujer sufrió en la zona abdominal y pélvica las que causaron su fallecimiento.

Etiquetas
Comentarios