Despliega el menú
Zaragoza

ayuntamiento de zaragoza

PSOE, PP, Cs y Vox aprueban modificar el PGOU y legalizan el 'outlet' de Torre Village

El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, ha señalado que con el cambio se adapta "la realidad jurídica a la realidad fáctica", mientras que Podemos-Equo y ZEC acusan a los grupos de "legalizar lo ilegal".

Estado de las obras de Torre Village
Estado de las obras de Torre Village
Toni Galán

El Ayuntamiento de Zaragoza, con los votos del gobierno PP-Cs, del PSOE y de Vox, ha aprobado este martes modificar el planeamiento urbanístico de la ciudad para dar cabida a Torre Village. El ‘outlet’ que Pikolin levanta desde hace más de un año en la carretera de Logroño esquivará de este modo las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) en las que se declaraba “nulo de pleno derecho” el plan especial que validó el proyecto.

“Estamos adaptando la realidad jurídica a una realidad fáctica”, ha señalado el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, en referencia a que lo que se hace es adaptar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) a la realidad de un centro comercial a medio construir en plena carretera de Logroño -las obras de urbanización están ya al 99%-. Podemos-Equo y Zaragoza en Común, únicos partidos que se han opuesto al plan, han alertado de que se trata de un intento de “legalizar lo ilegal” y de “especular a las afueras”, respectivamente.

Con esta modificación, el suelo sobre el que se asienta el ‘outlet’ pasa de ser una zona H a ser una zona F. Es un cambio del PGOU que pretende enmendar el mecanismo que se usó en su día para lanzar Torre Village, que fue mediante un plan especial que quedó anulado por la justicia. En sus fallos, el TSJA consideró que este documento se extralimitaba al alterar los usos permitidos en el terreno, al convertir en dominante el uso comercial, que en principio era solo admisible.

“La sentencia dijo que el plan especial no es el instrumento adecuado y que la modificación del plan general es el instrumento que tenemos las ciudades para esto”, ha señalado Serrano. El concejal de Ciudadanos ha admitido que “lo deseable es que las normas se anticipen a la realidad”, pero en este caso no ha sido así, por lo que ha visto la necesidad de “adaptar la realidad jurídica a la realidad fáctica”.

El PSOE ha secundado esta modificación porque “la sentencia no dice que el proyecto sea ilegal”, sino que “hay que hacerlo con otro planeamiento urbanístico”, según ha señalado la concejala María Ángeles Ortiz. La edil socialista ha criticado al anterior gobierno por “ocultar a la corporación” un informe jurídico que habla de “la responsabilidad patrimonial que tendrían que asumir los concejales” en caso de indemnización a Iberebro, empresa que promueve el proyecto comercial. Además, Ortiz ha pedido al gobierno PP-Cs que aplique “políticas para desarrollar el comercio de proximidad”, porque Zaragoza, a su juicio, “no tiene un modelo comercial”.

El portavoz de Vox, Julio Calvo, ha resaltado que el cambio normativo es necesario para evitar “la responsabilidad” del Ayuntamiento en una posible indemnización a los promotores, y ha pedido que se modifique la línea de cercanías para dar servicio a Torre Village.

Por parte de Podemos-Equo, su portavoz, Fernando Rivarés, ha criticado este -a su juicio- “acuerdo antiético para legalizar los negocios ilegales de sus amigos”. Además, ha sostenido que “por cada dos empleos que se crean en los negocios del extrarradio se eliminan tres en la ciudad consolidada”.

El exalcalde Pedro Santisteve (ZEC), por su parte, ha acusado a su sucesor, Jorge Azcón, de “traer a Zaragoza el fantasma de Gil y Gil”. “Esto huele a chamusquina, están cambiando el planeamiento para eludir la ley, como hacía Gil y Gil en Marbella”, ha añadido.

Víctor Serrano le ha respondido que lo que hacía el fallecido alcalde de Marbella era no cambiar el planeamiento de la ciudad, sino “regalar convenios urbanísticos” y “echar a la oposición de las sociedades municipales”, en referencia al ‘golpe’ que dio el propio Santisteve en estos entes municipales.

En la votación no ha participado la concejala de Ciudadanos Carmen Herrarte, que fue durante varios años directora de comunicación de Torre Village. Tras la aprobación inicial de hoy, la modificación del PGOU deberá volver a pasar por la comisión de urbanismo y por el pleno para obtener su visto bueno definitivo. 

Etiquetas
Comentarios