Despliega el menú
Zaragoza

Cariñena se vuelca con la 53ª Fiesta de la Vendimia

La cita ha tenido como invitado de honor al periodista de HERALDO y escritor Antón Castro, que recordó su trabajo en las viñas de Alfamén hace 41 años

La Fiesta de la Vendimia de Cariñena ha llegado hoy a su 53 edición. Lo ha hecho en el apogeo de la campaña de recogida de la uva en las 14 localidades de la Denominación de Origen, organizadora de la cita, y que este curso lidia con dos problemas: el granizo que cayó el viernes entre Longares y Aladrén y la sobrepoblación de conejos. Según las estimaciones que se detallarán a lo largo de hoy, Ignacio Casamitjana, presidente del Consejo Regulador, la pedregada ha afectado a un 8% de los 66 millones de kilos que esperaban recolectar.

También pidió a las administraciones atajar el problema de la plaga: “No hay una cifra exacta, pero solo 3 municipios no tienen afecciones”, subrayaba Ignacio Casamitjana, presidente del Consejo Regulador. En este sentido, el consejero de Agricultura del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, adelantó que “he ordenado que se elabore un decreto ley para hacer frente a este grave problema que soporta Cariñena y otras comarcas”. Así, la idea es que “los titulares de los cotos estén obligados a llevar a cabo las medidas que contempla el plan general de caza”, hasta ahora de aplicación voluntaria. También será preceptivo para Fomento y el Adif.

Todo ello se apuntó en la segunda jornada de esta evento, que contó con el escritor y periodista de HERALDO Antón Castro como invitado de honor. Fue recibido en la sede de la Denominación, firmó en su libro de oro y destacó que su novela Cariñena está en pleno proceso para convertirse en una película de la mano de Javier Calvo. De allí, la comitiva, en la que se integraban alcaldes de la demarcación, se desplazó hasta la plaza de España, acompañada de la figura del Santo Cristo de Santiago.

Ya en pleno corazón del municipio, el alcalde, Sergio Ortiz, dio la bienvenida a los asistentes, entre los que estaban los representantes del municipio rumano de Rupea recién hermanado con Cariñena. Castro, que fue el encargado de encender el mecanismo para que brotase vino de la fuente de la Mora, recordó que “llegué a esta plaza con 19 años buscando trabajo, no hubo suerte y acabé en Alfamén, siendo la primera vez que tomaba contacto con un viñedo”. Con esa experiencia, valoró que “es un proceso que va más allá de las personas que trabajan de manera directa. Es un proyecto coral y global, encaminado a la industria, a la conversación, al placer y a conquistar el mundo”.

Antes, en la misma plaza, Esperanza García y Javier Vicente, cariñenenses de 21 años, fueron los encargados de realizar el tradicional pisado de las uvas para obtener el primer mosto del año, que se ofreció al patrón. “Es un honor”, admitían. La cita reunió a decenas de personas que aguantaron un leve chaparrón, como José Manuel Moreno, de Monzón: “Hemos hecho turismo estos días y hemos querido presenciarlo”. También estaban presentes Fernando y Adrián Giménez, de Cuarte de Huerva: “Hemos venido con la bicicleta para ver cómo ponen en marcha la fuente”.

Etiquetas
Comentarios