Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Los autobuses turísticos volverán a parar en el paseo de Echegaray y Caballero

Desde 2017 los turistas debían apearse en Macanaz, al tener que trasladar la parada del Pilar por la amenaza yihadista.

Las obras de construcción de la parada se han iniciado esta semana.
Las obras de construcción de la parada se han iniciado esta semana.
Guillermo Mestre

Los autobuses de turistas volverán a parar en el paseo de Echegaray y Caballero, a escasos metros de la plaza del Pilar. El Ayuntamiento de Zaragoza está habilitando para ello un espacio en la trasera de la residencia Nuestra Señora del Pilar de las Hermanas Angélicas, entre el Torreón de la Zuda en el que se ubica la oficina de turismo y la plaza del Pilar. Es decir, a pocos metros del epicentro del principal destino turístico de la capital aragonesa.

Hasta hace dos años, los autobuses cargados de visitantes paraban muy cerca de este punto, en el mismo paseo de Echegaray y Caballero, pero a la altura de la trasera del Pilar. Sin embargo, en septiembre de 2017 se decidió cambiar esta parada por motivos de seguridad. Fue una de las medidas adoptadas para blindar el templo pilarista tras los atentados yihadistas de aquel verano en Barcelona y Cambrils. Del mismo modo, también se tuvo que trasladar la parada de varias líneas del transporte metropolitano.

En su lugar, se instalaron un buen número de bolardos para evitar que se pudiera detener ningún vehículo a escasos metros del templo, al igual que se hizo en puntos como la calle de Alfonso I o en la de Don Jaime I.

El movimiento supuso un pequeño trastorno para los turistas, que desde hace dos años tienen que apearse en el aparcamiento del parque de Macanaz y cruzar el puente de Santiago hasta la plaza del Pilar. Estos días, es habitual la estampa de decenas de ellos caminando con gorros, paraguas y sombrillas que les protejan del intenso calor del verano zaragozano.

Las obras, que han comenzado esta semana y que estarán terminadas en unos días, no conllevan cortes de tráfico en el paseo de Echegaray y Caballero. Esta nueva ubicación de los autobuses turísticos restará un buen espacio de acera para que los vehículos puedan parar y detenerse sin interrumpir el tráfico en el paseo. El proyecto prevé un espacio de casi 60 metros. Los trabajos deben esquivar unos baños públicos instalados en esta zona, cuyo desmontaje y traslado complicaba algo más la obra.

Los autobuses turísticos se detendrán a la misma altura que hasta ahora estaba la parada de la línea 29 y de los autobuses metropolitanos de Zaragoza. Esta parada se trasladará apenas 15 metros para que los vehículos no se entorpezcan entre sí.

Etiquetas
Comentarios