Despliega el menú
Zaragoza

Quejas por el comportamiento de los inquilinos de un piso social de alquiler en Las Armas

"Se comportan como auténticos salvajes, gritando y dando portazos a cualquier hora", denuncia un vecino.

Imagen de archivo de la calle Las Armas.
Imagen de archivo de la calle Las Armas.
José Miguel Marco

En un piso de extensión muy reducida hay dos familias. Se comportan como auténticos salvajes, gritando y dando portazos a cualquier hora. Llevo dos años aguantando una situación espantosa; me resulta imposible descansar para ir a trabajar”. Es la queja de P.F., un vecino del barrio de San Pablo que no soporta más la conducta de los inquilinos de una de las viviendas sociales de alquiler del Ayuntamiento de Zaragoza, contigua a su domicilio, en las proximidades del solar donde se realiza el Mercado de las Armas.

P.F., quien prefiere no revelar su identidad completa para evitar problemas, asegura que ha llegado a recibir amenazas y se ha visto obligado a dar aviso a la Policía Local en más de una ocasión. “El nivel de decibelios no superaba el máximo permitido en las mediciones realizadas, pero sí provocaba un evidente trastorno. No hay quien pueda dormir así”, añade este zaragozano, y lamenta que algunos responsables del anterior Consistorio no hicieran todo lo posible para ayudarle.

“Pasó demasiado tiempo sin que se me hiciera caso. Es incomprensible que protejan a personas que viven de las ayudas sin trabajar y no atiendan como es debido a los que sí lo hacemos”, remarca. Por su parte, fuentes municipales confirman que el proceder de esos vecinos no está siendo, ni mucho menos, adecuado.

A finales de julio, miembros de Zaragoza Vivienda visitaron el mencionado piso, comprobando que hay bastantes más ocupantes de los autorizados y que su tono de voz es muy molesto. De ahí que próximamente se les vaya a hacer llegar una carta formal que les haga saber que están incumpliendo varias condiciones de su contrato.

Se les va a retirar la ayuda que tienen y, si no cambian de actitud, en noviembre, fecha en la que finaliza su contrato de alquiler, no se les renovará”, concluyen las mismas fuentes, asegurando que Zaragoza Vivienda está “muy implicada” en la causa.

Sin embargo, el principal afectado sostiene que “no es normal que este problema se haya prolongado durante tanto tiempo sin soluciones al respecto”. 

Etiquetas
Comentarios