Zaragoza

zaragoza

Más de 100 servicios municipales tienen el contrato caducado

El nuevo gobierno PP-Cs critica que Zaragoza haya pagado 104 millones de euros en facturas sin control desde 2017.

Un trabajador de FCC, haciendo labores de mantenimiento en el parque Grande
Uno de los servicios más importantes que se viene prestando sin contrato, desde enero del año pasado, es el conservación de parques y zonas verdes de la capital aragonesa
Raquel Labodía

La comisión de Economía y Hacienda que se celebra este martes en el Ayuntamiento de Zaragoza dará cuenta de 18 millones de euros en facturas de servicios que se prestan sin contrato en la ciudad, todos ellos de expedientes firmados por el anterior equipo de gobierno de ZEC. Y esta remesa de partidas económicas es solo una pequeña parte de las que las arcas municipales han tenido que abordar en los últimos años. Desde 2017 a esta parte, la suma alcanza los 104 millones por este concepto.

"Los servicios que se prestan sin contrato son uno de los grandes problemas a los que debe hacer frente el nuevo gobierno. Hay pliegos pendientes desde 2011", advierten fuentes de la coalición PP-Cs. "Lo peor –indican–, es que la mayor parte de los procesos de contratación ni siquiera se han puesto en marcha".

En concreto, más de un centenar de servicios se prestan en Zaragoza con el contrato caducado, mediante las fórmulas de convalidaciones de gasto o reconocimientos extrajudiciales de crédito. Y en más de 30 casos, según fuentes municipales, todavía no se han elaborado los pliegos técnicos necesarios para publicar la correspondiente licitación.

De todas las áreas

Uno de los servicios más importantes que se viene prestando sin contrato, desde enero del año pasado, es el conservación de parques y zonas verdes de la capital aragonesa. Durante este año y medio la empresa ha emitido facturas por un millón de euros al mes, aproximadamente, mientras los pliegos eran recurridos por las empresas interesadas y los sindicatos. Finalmente, esta semana se propuso la adjudicación a Acciona, frente a FCC, que prevé impugnar la decisión al considerar que su oferta es mejor.

Es una de las licitaciones en tramitación, como ocurre con la del servicio de limpieza de dependencias de uso cultural y social (caducado desde 2016), el de centros de tiempo libre (desde 2017) o el de atención domiciliaria (2015). En estos casos, la adjudicación está próxima, pero en otros ni siquiera se han establecido las bases para que las empresas interesadas concurran.

Así ocurre, por ejemplo, con servicios como el mantenimiento de espacios naturales y forestales (cuyo contrato expiró en 2016), la conservación del viario municipal (2015), la de las fuentes (2019), y la del alumbrado público (2019), así como la teleasistencia (2016) o el control de accesos a los centros deportivos municipales (2016), entre otros muchos. Por último, hay otro importante lote de contratos caducados para los que, en este caso, ya se están preparando los pliegos, como sucede con el de telefonía, caducado en 2017.

Etiquetas
Comentarios