Zaragoza

ZARAGOZA

El antiguo edificio de la telecabina albergará un novedoso centro de construcción sostenible

El espacio en desuso suma 600 m2 en dos plantas y se revitalizará mediante una fórmula colaborativa. El anteproyecto, que ganó un concurso de ideas, se entregará en septiembre y es de rápida ejecución

Recreación diseñada por Mario Melendo de las pequeñas construcciones que darían nueva vida a la telecabina.
Recreación diseñada por Mario Melendo de las pequeñas construcciones que darían nueva vida a la telecabina.
Heraldo.es

A algunos les recuerdan a las piezas de Lego y otros creen que son simples barracones o espacios modulares. Pero no, ni una cosa ni la otra. El antiguo edificio de la telecabina está llamado a albergar «un centro de desarrollo de construcción sostenible», que se basará en la filosofía del WikiHouse (edificaciones autoconstruidas de manera colaborativa). Aunque compleja de explicar, esta ha sido la propuesta ganadora de un concurso de ideas para revitalizar el singular edificio, en desuso desde hace una década. «Es una propuesta de construcción pionera en España, pero que ya funciona en Holanda o Reino Unido», explica Mario Melendo, responsable del proyecto. «Los propietarios participan en la construcción de las casas, gracias a una plataforma de código abierto que permite compartir diseños. Cualquier persona, sin habilidades de construcción, puede dar forma a su vivienda», en la que no habrá ladrillos ni hormigón y «no se condena el suelo».

En los talleres de Etopia ya hay un prototipo de este tipo de casas sostenibles, que apuestan por la eficiencia energética. Melendo entregará el anteproyecto de ‘La cueva digital’ –que así se llama su propuesta– en septiembre y recibirá los 3.000 euros del concurso. Entonces, la pelota pasará al tejado del Ayuntamiento, que tendrá que decidir cómo ponerlo en práctica. El edificio de la telecabina es muy singular no solo por su forma de cuña, sino también porque salva un desnivel entre dos avenidas y tiene una gran pilastra en medio que hay que sortear. Además es una especie de carcasa, sin aislamiento específico, por lo que ‘La cueva digital’ propone que en la parte baja vayan las máquinas y la zona de taller (almacenes y salas de producción), mientras que la superior –donde las antiguas taquillas– se dedicaría a las oficinas para el diseño y desarrollo de los proyectos. «Los vecinos del barrio también podrían beneficiarse de este laboratorio de fabricación, pues habrá espacios comunes donde explicar lo que hacemos», cuenta Melendo.

La ejecución sería rápida y los costes de este tipo de construcción tampoco son elevados; de hecho, el jurado destacó «la viabilidad técnica y económica de la propuesta». El único gran ‘pero’ es la desconfianza generalizada de una mentalidad habituada a que todo ha de ser ladrillo y cemento, pero los materiales –incluso sin casi cimentación– de estas casas superan todos los controles de calidad y resistencia.

«Además, todo es desmontable y reutilizable. Si te cambias de ciudad y dispones de un terreno, te la puedes llevar, como hacen en las películas americanas», explican. Una pica en Flandes para repensar cómo debe ser el urbanismo y las viviendas del futuro.

El edificio. Lleva sin uso desde 2009 y vacío (sin máquinas ni cables) desde septiembre del año pasado. Son dos plantas que suman unos 600 metros cuadrados y esta gran ‘carcasa’ se levanta en un desnivel entre las avenidas de la Autonomía y Expo 2008.

Los compromisos. La construcción sostenible y la eficiencia energética son los ases de guía de una propuesta que también ha de ser «socialmente justa». En www.wikihouse.cc y www.openurbanlab.com se pueden hallar más detalles e información.

La mejor idea. El anteproyecto es el resultado de un concurso de ideas que convocó el Laboratorio Urbano Abierto de Etopia, dependiente del Ayuntmiento. Ya en su día se lanzó otro concurso (Bicisur) para diseñar una red de aparcabicis seguros en Valdespartera.

La ubicación. El edificio objeto de intervención está situado a escasos metros del CIEM Zaragoza, Etopia y la estación Delicias. «Esto ofrece unas inmejorables posibilidades para formar parte del ecosistema productivo de la ciudad», explican fuentes municipales.

El autor. Mario Melendo (Zaragoza, 1976) es físico y trata de importar la filosofía del ‘WikiHouse’ a España. En 2017 ya puso en pie una vivienda de este tipo en los Países Bajos y en septiembre entregará el anteproyecto del concurso de la telecabina, en el que trabaja con la ayuda del estudio de arquitectura Navarro y Pamplona SLP. Melendo quiere contribuir a la difusión y el desarrollo del concepto WikiHouse, que –cree– debería contar con el respaldo de las administraciones.

El nombre. El proyecto lleva el poético nombre de ‘La cueva digital’ porque el edificio en el que se interviene no tiene ventanas y está en un desnivel. «Al acceder es como si te adentraras en una montaña.Cuando descientes hay hasta un microclima», comentan.

Los ejemplos. Cuando acabaron los Juegos Olímpicos de Londres 2012, lo que era su centro de prensa se llenó de pequeñas wiki-construcciones que colonizaron la estructura original. Reino Unido y Holanda son las puntas de lanza de este sistema de construcción.

Etiquetas
Comentarios