Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

La trasera del Mercado de Pescados refuerza su seguridad para evitar intrusos

Varios vecinos habían alertado de la suciedad del lugar y de la presencia de individuos que lo utilizaban para pernoctar. El Ayuntamiento ya ha sellado los accesos y limpiado la zona.

Estado del Centro Cívico Delicias hace unos días
Estado del Centro Cívico Delicias hace unos días
L. R.

El centro cívico de Delicias alberga cada año un intenso programa de actividades, desde charlas y conferencias hasta conciertos, pasando por decenas de talleres en los que compartir y adquirir conocimientos. A tan solo unos metros se conserva, cerrada, la marisquería del antiguo Mercado de Pescados, hoy reconvertido en el centro cultural y de ocio al que acuden centenares de vecinos.

Una imagen, la del goteo de ciudadanos que salen y entran del centro cívico a diario, que contrastaba con la que se podía observar, hasta hace muy poco, dando la vuelta al edificio. La trasera de la marisquería, que va a dar a la calle Alagón, presentaba un estado lo suficientemente descuidado como para que los vecinos lo pusieran en conocimiento del Ayuntamiento de Zaragoza. Al parecer, según algunos residentes, la parte de atrás de este edificio que en 1961 obtuvo el premio de arquitectura Ricardo Madalena, se había convertido “en un nido de suciedad y ratas”.

De acuerdo con un vecino de la zona que ha preferido no identificarse, en los últimos meses era frecuente que algunas personas durmieran en las escalerillas de entrada al edificio por la parte de atrás e incluso en su interior, ya que al parecer, habrían roto uno de los paneles que protegían la puerta.

Cansados de la situación, los vecinos decidieron dar aviso al consistorio para comunicarles también que habían observado la presencia de ratas y acumulación de suciedad en las inmediaciones del edificio. Sus denuncias no han caído en saco roto, ya que esta misma semana, el Ayuntamiento ha procedido a limpiar la zona y subsanar algunos de los desperfectos de la trasera para evitar la entrada de personas al edificio en desuso.

Algunas personas han venido utilizando este espacio para dormir
Algunas personas han venido utilizando este espacio para dormir
L. R.

“La semana pasada, los técnicos del centro cívico se dieron cuanta de que había alguna persona durmiendo ahí”, explican fuentes del consistorio. Una vez alertado, el Ayuntamiento dio el aviso a los servicios de limpieza pública y a la Dirección de Arquitectura, que enseguida procedieron a tapar los huecos abiertos. Ahora, dos grandes planchas metálicas cubren las cristaleras de la puerta y la ventana para evitar que nadie se cuele por ahí.

No obstante, desde el Ayuntamiento quieren trasladar que el personal del centro cívico no ha avistado ningún roedor cerca del inmueble y que tampoco ha detectado movimientos okupas, más allá de lo que pueden ser casos puntuales de personas que no tienen donde pasar la noche.

Sobre la basura acumulada, que ya ha sido retirada, el consistorio señala que se trata de un inmueble “cerrado a cal y canto” y sin uso, es decir, un blanco fácil para los incívicos.

Lo cierto es que esta no es la primera vez que quienes viven en los aledaños de estos inmuebles denuncian una situación similar. Ya en 2011, un año antes de la apertura del centro cívico, los vecinos criticaban la limpieza “insuficiente” de la zona. También denunciaron haber visto ratas junto a los contenedores de basura. En aquel momento pensaron que el foco de la suciedad pudo ser el propio centro cívico, que estuvo cerrado durante varios meses a pesar de estar finalizado debido a la falta de financiación.

De marisquería a centro de mayores

Además, fuentes del Ayuntamiento recuerdan que hay un proyecto pendiente de reconversión del edificio de la antigua marisquería para ampliar la Casa de Juventud del distrito más poblado de la ciudad y albergar también un centro de mayores.

La propuesta fue presentada a finales del pasado mes de febrero por el Consejero de Urbanismo saliente Pablo Muñoz y la hasta ahora presidenta del distrito de Delicias, Arantza Gracia. La inversión prevista en este proyecto es de algo más de 420.000 euros y el plazo de ejecución de las obras estimado es de ocho meses.

El objetivo de estos trabajos es, según explicaron durante su presentación, “integrar las dependencias en el equipamiento de centro cívico, sumando un aula y nuevos salones, así como de la casa de juventud, a la que se añaden los espacios 'game over', 'space teen', sala de danza, sala de música y un almacén”. Para llevarlos a cabo es necesaria la demolición del interior de la planta baja y primera del restaurante, reforzar su estructura y realizar una nueva distribución de los espacios.

Etiquetas
Comentarios