Aragón

zaragoza

Los primeros 50 'hortelanos' se preparan para ver brotar sus cultivos en el huerto comunitario de Las Delicias

Este viernes se celebra el sorteo de la asignación de las 13 parcelas de la iniciativa que pretende fomentar la cooperación y solidaridad entre los vecinos del barrio zaragozano.

dav
Una de las parcelas del huerto comunitario de las Delicias
Junta municipal de Delicias

Lechugas, tomates, perejil e incluso cactus y flores de lo más variadas brotarán en unos meses del epicentro de Las Delicias y es que el huerto comunitario del barrio zaragozano comenzará a funcionar a partir de este viernes, cuando la Junta de Distrito acogerá el sorteo que decidirá cuáles son los primeros, aproximadamente, 50 'hortelanos' que se repartirán entre las 13 parcelas habilitadas en la calle de Celanova de la capital aragonesa.

De ese número de parcelas, seis (más una adaptada para personas con movilidad reducida) están destinadas a familias y vecinos y cada una de ellas estará atendida por un máximo de tres personas que "no deberán pertenecer a la misma familia para favorecer la interrelación entre vecinos de la zona", ha explicado el vocal de la Junta municipal de Delicias, Ignacio Builnes. Las otras seis parcelas restantes estarán organizadas por entidades y asociaciones de intervención social que utilicen el huerto como recurso educativo, formativo e incluso terapéutico. Además, el espacio acogerá otras dos zonas  todavía por definir, en las que se podrá realizar una plantación colectiva además de almacenar los materiales e incluso "poner un espacio para tomar un aperitivo", como cuenta Builnes.

Los que resulten agraciados en el sorteo de este viernes (los restantes entrarán en lista de espera) tendrán la responsabilidad de ocuparse de la parcela asignada durante dos años, aunque si bien es cierto que disponen de un periodo de prueba de tres meses en los que quizás se den cuenta de que los huertos no son lo suyo. "Puede darse el caso de que alguien se anime con más valentía que cabeza y descubra que requiere más trabajo del que piensa o que no le guste. Aunque después de ese periodo no cumplir con las normas del huerto también supone la rescisión de la adjudicación", cuenta Rodrigo García, técnico del proyecto de ICI (Intervención Comunitaria Intercultural). 

La venta de los productos cultivados, el realquiler de la parcela a otras personas, el desuso del huerto durante dos meses o la falta de mantenimiento del mismo, no cumplir con las tareas de limpieza de la parcela, el uso de abonos químicos para los cultivos (se trata de un huerto agroecológico) o no cumplir con las normas de convivencia básicas son algunas de las actuaciones que suponen el abandono inmediato de la iniciativa, que nació hace ya tres años con la idea de "ser innovadora y fomentar las relaciones de convivencia", explica García.

"Lo que se pretende es responder al sentir del barrio que necesitaba un espacio verde donde se pudiesen forjar y crear relaciones de convivencia, de contacto con la naturaleza y los alimentos  porque hay niños que todavía piensan que las lechugas vienen del Mercadona y sobre todo, originar un espacio intercultural e intergeneracional", añade el vocal de la Junta municipal de Delicias. Además, la idea es que todos los vecinos puedan participar de una manera u otra en este espacio, desde a través de visitas guiadas como de otras iniciativas que todavía están por definir. 

Si hay algo que define al huerto de las Delicias es la solidaridad. El acceso a alguna de las parcelas es completamente gratuito y además cuenta con voluntarios, tanto municipales como individuales, que orientarán "a los adjudicatarios sobre algunas nociones para el cultivo. Además está previsto que se compartan los utensilios, las semillas, y las técnicas entre vecinos", cuenta Ignacio Builnes

En San José y en el Oliver

Según los últimos datos, Zaragoza cuenta con unos 1.150 huertos urbanos municipales sin tener en cuenta aquellos que son de uso privado. Algunos como el del barrio de San José (con 8 parcelas y 300 metros cuadrados) y el del barrio del Oliver (con 14 parcelas y 600 metros cuadrados) son agroecológicos y forman parte de un programa municipal para personas mayores. Otros ejemplos de huertos municipales son los del barrio de San Pablo, Parque Goya, el Parque del Agua o el del barrio rural de la Cartuja.

Etiquetas
Comentarios