Zaragoza

sucesos

Acusan a un vecino de Maella de acuchillar a un hombre que estaba agrediendo a su hermano

La Fiscalía pide 5 años de cárcel para el encausado por unos hechos que los implicados se perdonaron. 

Maella y Nonaspe
Maella, escenario de la agresión.
Roberto Bondia

Un vecino de Maella de origen pakistaní se sentó este lunes en el banquillo de los acusados por agredir presuntamente a un compatriota con un cuchillo durante una discusión. El imputado se enfrenta a una pena de cinco años de prisión como autor de un delito de lesiones con uso de instrumento peligroso, agravado por el hecho de haber discutido por motivos religiosos, según mantiene la Fiscalía.

Los hechos se produjeron el 6 de julio de 2016. Sobre las 21.00, el encausado acudió a la Glorieta de Maella, donde había un grupo de pakistaníes discutiendo con su hermano. Aftab A. declaró que vio cómo uno de ellos lo tenía agarrado fuertemente por el cuello y él acudió en su ayuda. Aseguró que se metió en medio para separarlos porque temió por la vida de su hermano. Negó en todo momento que llevara un cuchillo y que le causara un corte en un brazo y un pinchazo en la espalda.

No obstante, el herido fue atendido en un centro de salud y lo remitieron al hospital de Alcañiz, donde le pusieron varios puntos de sutura. La herida de la espalda no afectó a ningún órgano vital.

Un testigo declaró el día de los hechos que vio a Aftab A. con un cuchillo, pero ayer se desdijo y afirmó que no sabe realmente lo que vio. A raíz de su declaración, el pakistaní fue detenido e ingresó en prisión provisional durante un tiempo. Mientras estaba en la cárcel, el herido por arma blanca y el joven que sufrió lesiones en el cuello, acudieron al juzgado para decir que no querían denunciar y que renunciaban a lo que les pudiera corresponder. A pesar de ello, la Fiscalía mantuvo su acusación por lesiones contra el inmigrante pakistaní.

Sin embargo, su abogado defensor, Javier Catalán, pidió la absolución argumentando que no hay ninguna prueba de que su cliente esgrimiera un arma. Solo reconoce que se interpuso para auxiliar a su hermano, al que el día de antes ya le habían agredido porque no había cumplido el Ramadán, que acababa de terminar en esas fechas, y reprochado que cuando iba a Caspe no fuera a rezar. Por esa razón, indicó a la fiscal que las críticas por motivos religiosos no las había hecho el acusado sino, en todo caso, el herido, por lo que no procedía la agravante.

Etiquetas
Comentarios