Despliega el menú
Zaragoza

Heraldo Saludable

salud

Alumnos de 4º de ESO de Zaragoza crean un guante robótico para ayudar a pacientes de ictus

Estudiantes del Colegio Nuestra Señora de la Merced han desarrollado un dispositivo que permite hacer los ejercicios de rehabilitación desde casa y ayuda a recuperar la movilidad en las manos. 

Los alumnos del Colegio Nuestra Señora de la Merced.
Los alumnos del Colegio Nuestra Señora de la Merced.
Rosa Arróspide

Diez alumnos de 4º de la ESO del colegio Nuestra Señora de la Merced de Zaragoza han diseñado un guante robótico para que las personas que han sufrido un ictus puedan realizar una rehabilitación que les permita recuperar la movilidad en la mano desde su casa.

Los estudiantes que han participado en su desarrollo han presentado este jueves el dispositivo junto a su profesor y el coordinador de la iniciativa, Daniel López, el presidente de la Asociación Ictus de Aragón (AIDA), Miguel Lierta, y un paciente de ictus, Daniel Palacios, que también ha trabajado con este grupo.

Gracias al guante, los pacientes de ictus, una enfermedad que afecta al año a 3.300 aragoneses, podrán realizar los ejercicios de recuperación de manera autónoma, es decir, sin la ayuda directa de técnicos ni fisioterapeutas, de manera que se convierte en un complemento ideal para aquellas personas con problemas de movilidad en la mano y el brazo.

Palacios sufrió un ictus cuando tenía 27 años y perdió la capacidad para extender bien los dedos de su mano izquierda. Después de un largo proceso de recuperación, investigó diferentes ideas para evitar que otros pacientes tuvieran que pasar por la misma situación, y llegó a la conclusión de que se podría confeccionar algún aparato que permitiera mejorar la movilidad de una manera "más sencilla".

En ese momento descubrió que unos jóvenes zaragozanos de 16 años estaban trabajando en ese mismo plan y se unió a ellos para aportar su punto de vista y mejorar el guante atendiendo a las necesidades que requieren estos tratamientos.

Para diseñar este artilugio, a lo largo del curso los alumnos han recibido mucha información sobre diferentes conceptos tecnológicos: desde principios informáticos hasta aspectos de ingeniería. Y en febrero, el proyecto comenzó a andar.

Los estudiantes se dividieron en grupos para atender a tres puntos concretos. El primero de ellos fue el apartado robótico, ya que se trata de un aparato que posee un motor situado en la zona de la muñeca, donde se desprenden unas fibras que llegan hasta las falanges, las cuales se estiran y se encogen con el fin de facilitar al paciente que pueda mover los dedos.

El segundo paso fue la creación de un soporte que permitiera controlar el guante, una labor que realizó otro grupo de alumnos. Este mecanismo se programa a través de una 'app' gratuita y disponible para todos los móviles o tabletas de Android.

En esta aplicación, el paciente puede vincular mediante 'bluetooth' el guante con su dispositivo y programar su tabla de ejercicios de rehabilitación de forma pautada y repetitiva. Además, en ella también se integran vídeos que detallan cómo se ha de ejecutar cada actividad.

El tercer y último paso era la creación del guante, que fue concebido utilizando Arduino (una placa que está basada en hardware y software libre, el cual es fácil de utilizar para los creadores y desarrolladores informáticos) y el creación de un software de código abierto, el cual está vinculado con la aplicación móvil que permite su funcionamiento.

El dispositivo está ideado para que los pacientes lo puedan adquirir de una manera sencilla y económica. Dentro de la app estarán incluidas las instrucciones de fabricación y los diseños para crear el guante con una impresora 3D, así como el enlace para descargar el código fuente que permitirá a los terapeutas programar ejercicios específicos para cada paciente.

Con la ayuda de unos alumnos, Palacios ha hecho una demostración del funcionamiento del guante y cómo, con un poco más de tiempo para pulir detalles, puede ser útil para ayudar a los pacientes.

Una vez que el proyecto esté perfeccionado, el reto de este grupo será "mejorar" el dispositivo, de manera que si el usuario tiene la voluntad de mover la mano, haya un sensor que capte ese "ligero movimiento" y el guante haga el resto.

Así, y a base de muchas repeticiones, llegaría un momento en el que el dispositivo "no fuera necesario" para recuperar la movilidad en la mano, ha manifestado Palacios.

Los creadores de este proyecto realizarán un voluntariado en AIDA cuando el timbre del colegio marque el inicio de las vacaciones. Su objetivo en estos meses será que este guante robótico se abra al mundo, de manera que ayudarán y enseñarán su uso a todos los pacientes que lo necesiten.

Además, esta tecnología se sumará al equipo ya existente en la asociación, una nueva herramienta para que puedan continuar con su labor de rehabilitación.

Etiquetas
Comentarios