Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Condenado a 7 años de prisión por atacar sexualmente a una joven y robarle el bolso

La mujer estaba siendo agredida por tres individuos en la plaza de José María Forqué cuando la decidida intervención de un ciudadano impidió que continuasen.

El acusado, Monsef Arjaz, cuando fue juzgado en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
El acusado, Monsef Arjaz, cuando fue juzgado en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Heraldo

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha condenado a Monsef Arjaz, de 23 años, por agredir sexualmente en grupo a una joven y terminar robándole el bolso y el teléfono móvil antes de salir huyendo del lugar ante la decisiva intervención de un ciudadano. El tribunal de la Sección Sexta, que destaca en su sentencia la valentía de este zaragozano, ha impuesto al acusado una pena de cinco años de cárcel por la agresión sexual y otros dos por el robo con violencia, además de siete años de libertad vigilada y la prohibición de comunicarse con la víctima.

Los hechos se produjeron en la madrugada del 28 de mayo de 2016. La joven estaba sentada en una jardinera de la plaza de José María Forqué hablando por teléfono muy nerviosa con su novio porque acababa de reñir con él tras haber estado los dos en una fiesta y se encontraba un tanto perdida.

Según la sentencia, Monsef Arjaz y otros dos individuos que no han podido ser identificados aprovecharon esta circunstancia para acercarse por la espalda a la mujer. Así, mientras uno vigilaba, el segundo la cogía fuertemente por el cuello y casi la asfixiaba tirando de ella hacia atrás y el tercero (el acusado) la atacaba por delante, le sacaba los pechos y se los manoseaba, igual que hacía el sujeto que la tenía agarrada.

Afortunadamente, un conductor que pasó por allí con su furgoneta sospechó de la actitud de los tres jóvenes que miraban a una chica que estaba sentada hablando por el móvil. Durante el juicio, explicó que le "chocó" la situación y decidió dar la vuelta y volver a pasar con el vehículo por el mismo sitio. Entonces vio que los tres habían abordado a la joven y estaban agrediéndola y abusando de ella.

El toque de bocina primero y los gritos después hicieron huir a los tres individuos, que antes arrebataron por la fuerza el bolso y el móvil a la víctima. Aunque salió tras ellos con la furgoneta, los perdió de vista y lograron escapar.

No obstante, como recoge la sentencia de la Audiencia Provincial, seis días después, cuando la mujer caminaba por la calle de Cerezo con un amigo se cruzó con Monsef Arjaz y lo reconoció. "Al verla, el acusado se puso nervioso, volvió la cara varias veces e intentó marcharse del lugar, lo que fue impedido por agentes de la Policía Nacional que acudieron allí requeridos por la joven con su nuevo teléfono móvil", señala el fallo judicial.

Para el tribunal, estos hechos suponen un delito de agresión sexual agravado por cometerse en grupo y otro de robo con violencia. La sentencia será recurrida por la abogada de Arjaz, Ana Herrando.

Etiquetas
Comentarios