Despliega el menú
Zaragoza

Humor

Rafa Maza: “Fabiolo triunfa porque se pone en ridículo”

El actor oscense aterriza en Huesca y Zaragoza con su nuevo espectáculo ‘Fabiolo Connection’, un monólogo protagonizado por su peculiar personaje de la alta sociedad.

El actor Rafa Maza, en Zaragoza
El actor Rafa Maza, en Zaragoza
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

Rafael Maza Fernández nació en Huesca un 25 de mayo de 1978. Desde que era un niño, invertía horas en imitar a sus profesores y compañeros de clase. Con 8 años muchos le decían que era un actor en potencia, y aunque sus primeros pasos le llevaron a preparar el acceso a la Academia General Militar y a comenzar sus estudios en historia en la Facultad de Filosofía y Letras de Zaragoza, sus ganas y un sorprendente don a la hora de hacer reír a quien le rodea le empujaron a estudiar interpretación al cumplir 23 años.

Fue entonces cuando accedió a la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid (RESAD) donde estudió interpretación gestual. Entre sus referentes se encuentran ‘Martes y Trece’, Faemino y Cansado o el gran Gila. Hoy, con uno de sus personajes, Fabiolo de la Mora y Leja, está recorriendo escenarios de toda España haciendo las delicias del público. Este viernes, 17 de mayo, actúa en Teatro Olimpia, y los días 18 y 19 en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza con su show ‘Fabiolo Connection, Match to the future’.

- ¿Cómo descubre que quiere dedicarse a hacer reír a la gente?

-Ha sido algo que me ha acompañado toda la vida. Me salía de forma natural, era parte de mí y aunque en mi casa no se lo acababan de creer en un principio, pronto descubrí que quería dedicarme a esto.

- ¿Recuerda su primer contacto con el mundo de la comedia?

-Empecé imitando a las personas de mi entorno. Siempre fui muy buen estudiante y muy habilidoso en el deporte, pero cuando atendía en clase recuerdo que me preocupaba más cómo se explicaba el profesor que lo que decía. De niño era muy vergonzoso, pero cuando hacía una imitación todo eso desaparecía porque me permitía ponerme en el papel de otros y hacer felices a los demás.

- Casi fue su entorno el que le empujaba hacia su pasión…

-Sí, recuerdo que cuando imitaba a alguien era como si la gente me redescubriese en ese momento. Un amigo de la infancia, siendo niños, me dijo que lo había hecho feliz y aunque en el momento no entendía el porqué sabía que quería seguir por ahí.

- ¿Cómo fue el salto a la RESAD?

-Lo recuerdo como una etapa maravillosa. Fue en Madrid cuando una profesora de mimo me dijo, tú tienes que descubrir por qué haces reír a los demás, porque todavía no lo sabes. Creo que un buen cómico, un payaso, ha de conservar cierta ingenuidad y curiosidad toda su vida. Siempre me he sentido muy afortunado de vivir y hacer reír a los demás me hace sentir libre.

- ¿Y su primera toma de contacto con el mundo de la interpretación?

-Empecé participando en espectáculos infantiles como cumpleaños y comuniones haciendo clown. Durante el último curso de la RESAD me ficharon en La Sexta como imitador de Jiménez Losantos en El Intermedio donde estuve dos temporadas, y al mismo tiempo bajaba al parque del Retiro o a los semáforos a hacer malabares.

- Y fue así como nacería su personaje insignia, Fabiolo.

-Era el año 2009 y en Madrid se celebraba el Open de tenis. Un día vi en un chino unas raquetas por 7 euros y pensé que sería original hacer malabares vestido de tenista y acudir a la salida de los torneos con tres raquetas. Creé un personaje pijo con ropa vintage que por aquel entonces ni siquiera tenía nombre. Un día me vio un empresario teatral en la calle y me ofreció actuar en la Sala La Escalera de Jacob, y así comenzaron a fijarse en mí varios programadores.

- Quién es Fabiolo y qué busca con este personaje.

-Fabiolo es una persona que pretende caer mal para caer bien, un pijo que vive en su mundo superficial y material, pero siempre con una sonrisa y tratando de vacilar a la gente que cataloga de ordinaria. El show es una mezcla de improvisación y comedia de la mano de un personaje que no tiene pelos en la lengua, y que da soluciones para todo aunque no tenga ni idea de nada de lo que habla.

- ¿Y por qué cree que triunfa un personaje que se dedica a ofender al público?

-Triunfa porque él es el primero que se pone en ridículo, y eso, como actor, te permite ridiculizar al resto. Fabiolo no intenta ofender, sino reflexionar al público desde su superficialidad, a través del humor, el clown, los malabares y una serie de imitaciones.

- Como otros tantos intérpretes, tuvo que mudarse a Madrid para dedicarse a la interpretación ¿Sueña con volver a Huesca?

-Madrid es una ciudad dura pero hoy estamos en apenas una hora gracias a los avances en transporte. Actualmente me llaman mucho para trabajar en Aragón, y Fabiolo ha visitado muchos pueblos de Zaragoza, Huesca y Teruel.

- ¿Le gusta que le denominen actor cómico o huye de etiquetas?

-Hoy en día hago comedia, pero no me quiero clasificar en un formato porque quiero seguir aprendiendo y seguir trabajando con nuevos personajes, conocidos pero también anónimos con los que todo el mundo identifica. Eso es algo que me aporta el mundo de la imitación, que me permite vivir otras visiones.

- ¿Cuáles son sus imitaciones favoritas?

-Tengo muchas, desde Boris Izaguirre, Félix Rodríguez de la Fuente, varios presidentes del Gobierno, Woddy Allen o Punset, pero sin duda me quedo con mis propios personajes, como Mombassa el africano o Evaristo el jardinero. Es como colocarme una máscara que me permite vivir otras vidas.

- ¿Qué aporta su profesión, la comedia, en nuestros días?

Es necesario sacar sonrisas, pero sobre todo cuando el público no lo espera, Me gusta hacer reír a la gente cuando cree que no lo voy a conseguir. Reír es un acto de generosidad que nos hace sentir vulnerables y cercanos.

Etiquetas
Comentarios