Despliega el menú
Zaragoza

tarazona

Tarazona bendice los campos desde el cimborrio de la catedral

Esta antigua tradición para proteger las cosechas se realiza en la ciudad cada 3 de mayo.

El párroco Javier Calvillo durante la bendición desde el cimborrio de la catedral.
El párroco Javier Calvillo durante la bendición desde el cimborrio de la catedral.
 N.B.

Líbranos de estos males para gloria de tu nombre, y preserva nuestros términos de toda adversidad, para que lo que nazca en ellos sirva a tu majestad y remedie nuestras necesidades”. Es la bendición de los campos que ha lanzado este viernes Javier Calvillo, canónigo de la catedral y párroco de la iglesia de San Francisco, cumpliendo así con una liturgia que se realiza cada 3 de mayo en la ciudad.

Ha repetido su bendición hacia los cuatro puntos cardinales, en una costumbre que cuenta con gran tradición en Tarazona y que desde hace pocos años vuelve a llevarse a cabo desde lo alto de la catedral de Santa María de la Huerta.

Es una costumbre religiosa de todos los tiempos, inmemorial. Cada 3 de mayo se hace la bendición de los términos y de los campos de las poblaciones. En otros lugares lo suelen hacer el día de San Isidro, el 15 de mayo”, explica Calvillo.

Antiguamente, también se celebraba la eucaristía en la capilla que está en el cimborrio. La bendición de las cosechas se realizaba con la esperanza de conseguir una abundante recolección en el otoño. “Se trataba de proteger las cosechas, las mieses, porque la gente tenía miedo a las tormentas y al granizo y se pedía el auxilio de Dios para que guardase las cosechas ya que eran el pan para todo el año”, recuerda el párroco.

Un pequeño grupo de fieles ha acompañado al canónigo hasta lo alto del cimborrio para asistir a la bendición, desafiando a la lluvia que caía en ese momento en la ciudad. Se trata de una tradición ancestral que pervive en la actualidad.

Etiquetas
Comentarios