Zaragoza

zaragoza

La Semana Santa a través de los sentidos

Varias personas ciegas afiliadas a la ONCE pudieron tocar y conocer en San Pablo la historia de las tallas procesionales de la cofradía del Silencio.

Varias personas ciegas afiliadas a la ONCE pudieron tocar y conocer en San Pablo la historia de las tallas procesionales de la cofradía del Silencio.

Mientras las secciones de tambores hacen sus últimos ensayos y en las calles comienzan a asomar los puestos de dulces para las palmas del próximo Domingo de Ramos, la Cuaresma cultural continúa nutriéndose de curiosas iniciativas. Una de ellas es la que por tercer año consecutivo pone en marcha la Asociación para el Estudio de la Semana Santa, que permite que las personas invidentes sientan detalles de las celebraciones a través de sus manos. Un grupo de afiliados de la ONCE ha acudido esta mañana a la iglesia de San Pablo, donde no solo ha podido palpar algunas de las tallas procesionales, sino que también se han acercado a la Semana Santa a través del olfato, mediante incensarios, y del oído, pues han sonado las tradicionales heráldicas del Silencio.

La cita ha servido, además, para presentar el nuevo cupón de la ONCE que el jueves 18 de abril estará dedicado a la cofradía zaragozana. Cinco millones y medio de billetes difundirán la imagen de la hermandad que se encuentra celebrando su 75 aniversario. El cupón está ilustrado con los dos pasos principales del Silencio, como son el Cristo de la Agonía (obra de Jerónimo Nogueras de 1588) y la Virgen Blanca, cuyo autor es Jacinto Higueras, y está tallada en 1953. Ambos podrán verse el próximo Domingo de Ramos, en una de las procesiones más características de la capital, dado que no son pocos los espectadores que se agolpan a las puertas de San Pablo para ver cómo salvan los pasos las escaleras de la entrada, gracias al esfuerzo de unos hermanos que van unidos por sus cinturones de esparto.

De vuelta a la actividad de esta mañana, ‘La Pasión vista con las manos’, un técnico de rehabilitación de la ONCE ha guiado las manos por las esculturas para que los invidentes pudieran notar el relieve de las manos de la Virgen o percibir a través de los dedos el dolor que refleja su rostro.

“Me ha chocado mucho que la imagen fuera tan grande. La he percibido muy blanca. Pensaba en las vírgenes con los mantos negros o morados, pero esta me ha parecido muy diferente”, Montse Pina, que celebraba la iniciativa en la que ya había participado anteriormente el año que se pudo palpar el Cristo de la Cama.

Ricardo Navarro, presidente de la Asociación para el Estudio de la Semana Santa, ha apuntado que la iniciativa “ayuda a difundir aspectos culturales de la Semana Santa y, al mismo tiempo, favorece la integración”. Además, anuncia que el próximo viernes se ha convocado una nueva sesión de esta actividad, esta vez, en la iglesia de Santiago para disfrutar de la riqueza patrimonial de la cofradía de la Columna.

Etiquetas
Comentarios