Zaragoza

zaragoza

El PP alegará los cambios de nombre de varias calles aprobados por ZeC sin pasar por el pleno

Rivarés argumentó el cambio de estas denominaciones en aplicación de la Ley de memoria histórica, pero desde el PP discrepan.

El portavoz del PP, Jorge Azcón, en imagen de archivo.
Heraldo

El portavoz adjunto del grupo municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Zaragoza, Pedro Navarro, ha anunciado que alegará los cambios de nombre de ocho calles aprobadas de forma unilateral por el Gobierno de Zaragoza en Común  sin pasar por el pleno, el órgano por el que se acordó en su día la denominación a sustituir.

Los cambios de nombre acordados en los dos últimos Gobiernos de la ciudad son los de las calles de Mariano Horno Liria (Villarrapa), Arzobispo Domenech, Miguel Merino, Juan José Rivas, Rudesino Nasarre, Miguel allué, Antonio de Gregorio y Gonzalo Calamita.

El portavoz del Gobierno de Zaragoza, Fernando Rivarés, argumentó en su día el cambio de estas denominaciones en aplicación de la Ley de memoria histórica, pero desde el PP discrepan de que se haya aplicado de forma correcta.

Navarro ha relatado que en 2008 para aplicar la Ley de memoria histórica se forma comisión especifica y "por consenso y unanimidad y con el esfuerzo de todos los grupos se acuerda cambiar el nombre de 43 calles". Se aplicó el "rigor histórico y "salvaguardar el buen nombre de las instituciones como el Ayuntamiento y la Universidad de Zaragoza para respetar la memoria de los rectores y alcaldes".

En rueda de prensa, Navarro ha criticado que no se haya respetado este pacto, alcanzado por unanimidad hace casi once años por la Junta de Portavoces que se trasladó a la comisión plenaria. "Ahora ZeC profundiza en su estrategia electoral y están más cómodos en el enfrentamiento y reavivando fantasmas del pasado que en el consenso. Es una legislatura de gestos en los que esconden su incapacidad para gestionar".

Sin debate

Pedro Navarro ha comparado el inicio de la legislatura con el intento de cambio de nombre del pabellón Príncipe Felipe con el de las calles al final del mandato. "ZeC lo intenta aplicar a los alcaldes, rectores, científicos, académicos y doctores reconocidos por su labor social y sin debate, sin acuerdo, sin pasar por ningún órgano de discusión previo. Nada que ver con lo hecho en 2008".

Tras señalar que el PP no tiene objeción alguna a los nombres nuevos, ha puntualizado que "no es los mismo quitar nombres de calles para poner el de otros que cuando se hace por razones sectarias e ideológicas".

La propuesta de ZeC recoge renombrar calles con el de la científica pionera Jenara Vicente Arnal; y la directora de instituto Ángela García de la Puerta.

Jenara Vicenta Arnal "no tenia ideología concreta", ha expuesto Navarro, al tiempo que ha añadido que tras la Guerra Civil huyó a Francia y al volver a España por la zona franquista pidió el reingreso en su cátedra en la Universidad de Bilbao.

La otra propuesta de ZeC es renombrar otra calle con el de una de las primeras directoras de instituto, Ángela García de la Puerta, que alcanza ese cargo en 1936 y el rector que la nombró fue Gonzalo Calamita "a quien ZeC le quiere quitar una calle acusándole de franquista", ha criticado. "Ambas tiene sobrados méritos, pero Antonio de Gregorio y Gonzalo Calamita también". 

Exhumación fosa

Para Navarro, el caso "más sangrante e insultante" es el del alcalde Miguel Merino porque es un "ataque frontal a la transición". Ha contado que en 1936 tenía 4 años y tacharlo de alcalde franquista "es una mentira". Es el alcalde predemocrático y "se le puede comparar con Adolfo Suárez, Gutiérrez Mellado y Torcuato Fernández Miranda que trabajaron por el sistema constitucional y la transición", ha considerado el edil.

Merino llega a la alcaldía de Zaragoza en 1976, con Franco ya muerto aunque con una jurisdicción franquista y concluye su mandato en 1979 y luego fue concejal de UCD y terminó militando en AP y el PP. "Por eso probablemente, está incluído en este expediente", ha ironizado el portavoz adjunto.

"Decirle franquista es un insulto que solo puede proferir una persona inculta y desconocedora de la historia de España, que pretende invalidar el legado de la transición, que es ejemplo para la de otros estados que intentan dar el paso a la democracia".

Navarro ha confiado en que el alcalde, Pedro Santisteve, pida disculpas a los zaragozanos y a la familia Merino por "intentar deshonrar de manera tan vil su nombre al aplicarle la Ley de memoria histórica".

A colación ha recordado que Pedro Santisteve y Gobierno de Navarra participaron en un homenaje en Torrero al Tercio de Sanjurjo. Durante el mandato de Merino, en febrero de 1979 se procedió a la apertura de la fosa común de Torrero abierta por el bando franquista en 1936 para exhumar los cadáveres de 16 riojanos y 173 navarros del Tercio de Sanjurjo para ser enterrados por sus familias en sus localidades. Sería unos años más tarde, con el alcalde Ramón Sáinz de Varanda, cuando se procedió a la exhumación. 

Rectificación

Pedro Navarro ha dicho que la autorización de exhumación, acordada en tiempos del alcalde Merino, fue un "acto precursor de quienes pelean por recuperar los restos de sus familiares".

Ha vuelto a solicitar a Rivarés que pida perdón a la familia de Merino y del alcalde Doctor Horno. "No se puede permitir ultrajar el nombre de dos buenos alcaldes y dos buenas personas. Vamos a pedir justicia por la memoria de ellos y sus familias".

Navarro ha reiterado que el cambio de nombre de las calles tiene que acordarse por el mismo órgano que las nombró y ha confiado en que se rectifique y que los órganos competentes actúen.

"El PP va a defender la ley vigente. Son casos del pleno no del Gobierno de ZeC. Espero que rectifique el alcalde y termine con lógica, con un acuerdo, como en 2008, y respetando la ley. Esperamos entren en conocimiento aunque sea tarde porque ya ha habido tribunal que dice que no se puede cambiar la denominación a un pabellón".

Etiquetas
Comentarios