Zaragoza

Zaragoza

Registran el piso del hombre que escondía un arsenal y explosivos en Garrapinillos

La Operación Illinois, que continúa abierta, permitió descubrir armas de guerra en poder del detenido, en prisión preventiva desde junio de 2018 por estos hechos.

Sobre las 13.30 de este miércoles, varios vehículos de la Guardia Civil, tanto con distintivos como camuflados, se han personado en la calle de Monasterio de Veruela, 4, con la cara cubierta con pasamontañas.

La operación policial que en junio de 2018 permitió la intervención de un arsenal de armas prohibidas y todo tipo de productos para la fabricación de explosivos en una finca de Garrapinillos y la detención de su propietario, un hombre de 35 años identificado como Iván L., sigue abierta nueve meses después. La prueba es que decenas de agentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza participaron este miércoles en varios registros domiciliarios en dos barrios de la capital aragonesa.

Uno de ellos, llevado a cabo en un piso de la calle del Monasterio de Veruela, en Las Fuentes, provocó un gran revuelo entre los vecinos debido a la magnitud del despliegue. Faltaban pocos minutos para las 13.00 cuando una veintena de guardias civiles, algunos con pasamontañas, llegaron en varios coches patrulla y otros camuflados y ocuparon por completo la citada vía antes de adentrarse en una vivienda situada en el número 4.

En este inmueble, que está directamente relacionado con Iván L. o algunos de sus familiares, la Guardia Civil practicó un minucioso registro que se alargó durante más de dos horas y en el que participaron perros especialistas en la detección de explosivos y drogas, además de una comitiva judicial. Los agentes solicitaron la presencia de un cerrajero, que llegó al piso hacia las 14.20 y estuvo dentro durante al menos 20 minutos. Poco antes de las 15.30 los investigadores dieron por concluida la intervención y abandonaron la finca con varias bolsas.

Aunque el Instituto Armado no facilitó este miércoles información alguna sobre el operativo aludiendo a que la investigación continuaba abierta, este diario ha podido saber que las intervenciones policiales actuales son la consecuencia del análisis practicado a lo largo de estos meses de los teléfonos móviles que los agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil se incautaron en junio en Garrapinillos. De hecho, este mismo miércoles los investigadores volvieron a la finca del barrio rural zaragozano, que ya había sido registrada con anterioridad.

Según pudo saber HERALDO, Iván L. permanece desde entonces ingresado en una celda del centro penitenciario de Zuera en calidad de preso preventivo. Está catalogado como interno del conocido como régimen FIES de categoría especial, reservado para los reclusos de cierta peligrosidad y para aquellos que pertenecen a grupos criminales.

Operación de "alto riesgo"

Esta catalogación estaría directamente relacionada con el arsenal hallado en la vivienda del sospechoso, así como con sus antecedentes policiales y penales.

La operación del pasado mes de junio fue calificada de "alto riesgo" por la Guardia Civil porque antes de entrar a la finca de Garrapinillos los agentes sospechaban que su propietario era peligroso y podía tener en su poder un arsenal de armas, como parecía atestiguar el hecho de que el hombre hubiera instalado un sistema de videovigilancia en el perímetro de la vivienda.

La entrada al inmueble del barrio zaragozano no fue sino la culminación a varios meses de trabajo, pues los agentes comenzaron la Operación Illinois en 2017, cuando tuvieron conocimiento de que había fallecido el padre del ahora detenido y este no había entregado las armas que el hombre tenía legalizadas.

Además, el sospechoso resultó herido en marzo de 2018 cuando presuntamente manipulaba explosivos, y tuvo que acudir a un hospital para recibir atención médica. Esta circunstancia hizo saltar las alarmas y precipitó la intervención en Garrapinillos.

Etiquetas
Comentarios