Despliega el menú
Zaragoza

El líder de la banda latina DDP huye de Zaragoza para evitar un juicio por apuñalamiento

La Fiscalía pide para él una condena de cinco años y dos meses de prisión por la multitudinaria reyerta que se produjo en la plaza de Salamero de Zaragoza en marzo de 2017. Por estos hechos serán juzgados otros cuatro 'dominicans'.

La reyerta se produjo en marzo de 2017 en la plaza de Salamero de Zaragoza.
La reyerta se produjo en marzo de 2017 en la plaza de Salamero de Zaragoza.
José MIguel Marco

La fuga de uno los líderes de la banda latina Dominican Don’t Play (DDP) en Zaragoza impidió celebrar ayer el juicio contra los responsables de la violenta y multitudinaria reyerta acaecida hace casi dos años en la plaza de Salamero, en la que un menor resultó apaleado y apuñalado por la espalda. El presunto autor material de la agresión, Alejandro P. L., estuvo en prisión provisional por estos hechos, pero parece que aprovechó su salida de Zuera para huir a la República Dominicana. La Fiscalía pide para él cinco años y dos meses de prisión, de ahí que se haya dictado una orden de busca y captura.

Pero no es el cabecilla de los DDP el único fugado, ya que este lunes tampoco se presentó al juicio Diego Rafael S. M., al que la Policía Nacional detuvo como coautor del apuñalamiento y para el que la acusación pública solicita idéntica condena. Todo apunta a que este podría haber huido a Brasil, su país de origen, por lo que se ha cursado otra orden de búsqueda y captura.

Según el escrito de la Fiscalía, el tercer implicado en la agresión con arma blanca fue Ángel Oswaldo M. P., que se enfrenta a otros cinco años y dos meses de cárcel por un delito de lesiones y otro de pertenencia a grupo criminal.

Además de los tres anteriores, por la reyerta acaecida sobre las diez de la noche del 21 de marzo de 2017 en la plaza de Salamero fueron arrestados Hajar L. K. (mujer) y Thalles A. C. (varón). Para estos, el ministerio público propone sendas penas de dos años y dos meses de cárcel, ya que considera que participaron en la refriega pero no en el apuñalamiento.

Las defensas, a cargo de los letrados Javier Notivoli, Carlos Vela y Carlos Culebras, piden la absolución.

Machetes, bates y cadenas

Según las pesquisas policiales, los DDP llevaban tiempo amenazando al menor que terminó apuñalado. El día de autos lo vieron en compañía de un grupo de amigos por la plaza de Salamero, por lo que varios miembros de la banda latina acudieron allí pertrechados con machetes, bates de béisbol y cadenas. El joven –al que en un principio se vinculó por error con la banda rival Black Panther– sabía que iban a por él, por lo que trató de huir. Sin embargo, Alejandro P. L., Diego Rafael S. M. y Ángel Oswaldo M. P. salieron corriendo tras él y lograron darle alcance en la calle de Pignatelli.

Los investigadores atribuyen la puñalada –de tres centímetros de profundidad y localizada sobre la primera vértebra lumbar y dorsal– a Alejandro P. L., alias Chiquito, porque hallaron su ADN en la empuñadura del arma blanca que arrojó en una papelera.

Etiquetas
Comentarios