Despliega el menú
Zaragoza

La mayoría de los 16.400 clientes del rastro quieren que permanezca en La Almozara

El 80% de los vendedores prefieren en cambio trasladarse a La Romareda.Los protectores para el viento y las zonas de sombra, las principales exigencias.

Gráfico sobre la ubicación más adecuada que ha tenido el rastro.
Gráfico sobre la ubicación más adecuada que ha tenido el rastro.
Heraldo.es

La ubicación del mercadillo ambulante del parquin sur de la Expo, en La Almozara, divide a los vendedores y a los clientes. Un 71,9% de los usuarios cree que la actual localización es la adecuada, mientras que el 80% de los vendedores apuesta por un traslado, en concreto al entorno del campo de La Romareda, donde estuvieron situados hace una década.

Esta es una de las principales conclusiones del estudio elaborado por la Cámara de Comercio y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) sobre la demanda y la oferta en el mercadillo. Este informe, elaborado en noviembre, se presentó el miércoles en la comisión de estudio que se está desarrollado en el Ayuntamiento de Zaragoza para buscar soluciones al rastro después del intento de ZEC de trasladarlo a la Romareda y a la Estación del Norte.

El estudio hace una descripción de la situación del rastro. Los miércoles se montan 219 puestos que atraen a 3.705 personas mientras que los domingos hay 356 puntos de venta para 12.744 clientes. El textil domina la oferta y el 24% de los puestos son de ropa interior, mientras que el 22% son prendas de vestir. Las telas y tejidos (20%), el calzado (6%), el menaje de cocina (6%), las flores (4%) o la ropa de cama (4%) son otros productos. Según los comerciantes, el gasto medio en una jornada de rastro es de 16,64 euros, mientras que los clientes elevan la cifra a 19,68 euros.

La polémica del emplazamiento

Pero es la ubicación la cuestión que más discusión suscita. Un 80% de los vendedores quiere hacer la mudanza a la Romareda, frente un 10% que defiende la actual ubicación. El resto de posibles emplazamientos que se han sopesado en los últimos años están a gran distancia. Cesáreo Alierta es la localización favorita para el 2%, mismo porcentaje de la estación del Norte, la plaza del Pilar o la zona de Aragonia.

Pero para los visitantes la ubicación en La Almozara no suscita rechazo y un 71,9% la prefiere a cualquier otra. Hay que tener en cuenta en la mayoría de los clientes del rastro proceden de los barrios del entorno (un 14,9% del Actur, un 13,8% de La Almozara y un 13,3% de Las Delicias). Frente a La Almozara destaca que un 20,2% defenderían un traslado a La Romareda y un 2% al Príncipe Felipe. Solo un 0,5% de los clientes pide llevar el mercadillo a la estación del Norte, como propuso ZEC.

El estudio se hace en el contexto de la aplicación de mejoras en el rastro. Los comerciantes opinan que el número de puestos (453 de capacidad total) es el adecuado, mientras que un 36% cree que son muchos. Solo un 10% dice que son pocos.

Un 70% de los vendedores cree que el mercadillo ha ido a peor con el paso de los años. La valoración global que hacen es de 5,48 puntos sobre 10. Para mejorar la situación, insisten en que es necesario colocar protectores de viento (76%), mejorar el autobús (76%) y generar zonas de sombra (50%) o abrir más días (10%).

La opinión de los clientes

Respecto a los visitantes, el principal motivo para acercarse está en los precios bajos (57,7%). A gran distancia se sitúan la variedad de productos (17,9%) y la posibilidad de aprovechar el paseo y dar una vuelta por la zona (17,3%). El 73% tiene una buena opinión del mercadillo. De hecho, los clientes tienen una valoración muy superior a la de los comerciantes: un 7,68 sobre 10.

No obstante, un 40% sostiene que debería existir otro tipo de oferta, como productos alimenticios, sobre todo frutas y verduras. Respecto a las posibles mejoras que ha anunciado el Ayuntamiento, los clientes creen que las prioritarias son generar zonas de sombra (59%), poner protectores de viento (48%) y mejorar la cafetería y aseos (42%).

La concejal responsable de la delegación de Mercados, Teresa Artigas, se mostró satisfecha del estudio y dijo que habrá que hacer otro después de implantar las medidas de mejora, para ver si repercuten en las ventas. De momento, el Consistorio ha sacado a contratación la instalación de 35 bancos, además de una serie de jardineras-banco para hacer más atractiva la estética del entorno. Por otro lado, se modificó el recorrido de la línea 51 para que llegara también al mercadillo. Se ha previsto la instalación de elementos que permitan la protección del viento y el sol, además de actividades de dinamización y un proyecto para la naturalización del parquin sur y su entorno. Pero Artigas subrayó que el estudio evidencia que el público del rastro se circunscribe a los barrios más próximos. "Nos falta saber qué tendría que hacer el mercado para que fuera gente de otros distritos", concluyó.

Etiquetas
Comentarios