Despliega el menú
Zaragoza

Una herencia permite reformar un centro de personas con discapacidad

La herencia del fallecido Ramón Galindo Mainar asciende a unos 780.000 euros.

Residencia para personas con discapacidad intelectual.
Residencia para personas con discapacidad intelectual.
ATADI

El Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) reformará el Centro de Atención a Personas con Discapacidad Intelectual (CAMP-CADI) de Zaragoza con la herencia de la familia de un usuario del centro ya fallecido, Ramón Galindo Mainar.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, participó el lunes en la presentación del proyecto de obras, junto con trabajadores, usuarios y familiares de Galindo Mainar.

Según una nota remitida por la Consejería de Ciudadanía, las reformas se llevarán a cabo con buena parte de la herencia dejada por la citada familia que asciende a unos 780.000 euros. En concreto, se reformará uno de los módulos para tener más habitaciones individuales, se remodelarán las zonas de aseos, se mejorarán los ‘offices’ de este módulo y se instalará un aislamiento térmico en la cubierta del centro. También se creará un aula multisensorial para los residentes, se comprará un tren de lavado para la cocina y se acondicionará un pozo de riego para los jardines, entre otras mejoras. Ramón Galindo, con parálisis cerebral de nacimiento y bajo la tutela del Gobierno de Aragón desde que su padre cayó enfermo, obtuvo una plaza residencial definitiva en el CAMP en 2014. Padre e hijo fallecieron en 2017.

Etiquetas
Comentarios