Despliega el menú
Zaragoza

La copistería de Zaragoza que manda apuntes a toda España (y parte del extranjero)

La copistería Low Cost realizó más de 15.000 envíos de apuntes, trabajos y documentos en 2018.

Bogdan Brie, de Copistería Low Cost
Bogdan Brie, de Copistería Low Cost
C.I.

Durante este periodo en el que cientos de estudiantes se congregan en salas de estudio y bibliotecas universitarias, hay quienes viven su particular agosto como, por ejemplo, las copisterías e imprentas zaragozanas. En 2013 nació la empresa ‘Low Cost’ en la capital oscense de la mano de su fundador, Bogdan Brie, y tan solo un año después aterrizaría en su actual ubicación, la calle Pedro Cerbuna de la capital aragonesa.

Hoy, tras cinco años desde su implantación, cuentan con una decena de tiendas esparcidas por toda España con sedes en Zaragoza (3), Madrid (2), Pamplona (2), Sevilla, Vitoria y Alcalá. ¿La clave de su éxito? Precios muy competitivos –tan solo a 2 céntimos la página en blanco y negro y 8 en color- la rapidez de su servicio y su envío a domicilio sin ningún tipo de límite geográfico.

Además, cuentan con un servicio de impresión on line que centralizan desde su instalación zaragozana. Durante el último año, desde la imprenta han partido más de 15.000 fotocopias a ciudades y pueblos de toda España y parte del extranjero. “Tras unos meses cara al público detectamos que venía gente de muy lejos para imprimir aquí, incluso de Teruel, de Huesca, o simplemente gente de paso que aprovechaba para sacar copias; por lo que pensamos ¿por qué no enviarlas a domicilio?”, explica Carlos Baquedano, encargado del negocio on line de la copistería.

Y, dicho y hecho, en 2016 comenzaron a trabajar en un proyecto que hoy gira en torno a su portal web, en el que cuentan con un avanzado sistema en el que se puede colgar un buen número de archivos en un tiempo récord. “La gente no tiene que enviar un correo, utilizar servicios limitados como ‘we transfer’ ni perder el tiempo, directamente utiliza la página que carga 900 megas y tres minutos”, indica.

Además, el envío a toda España es gratuito a partir de 49 euros, incluye el encuadernado y no tienen pedido mínimo. “Hemos llegado a enviar una sola hoja de papel a un domicilio ubicado a más de 800 kilómetros, y nos escribe gente que nos cuenta que no tiene ningún lugar cercano a kilómetros de su casa. Es un servicio necesario”, garantiza Baquedano.

En cuanto a la demanda, tan solo el pasado año superaron los 45 millones de impresiones –frente a los 26 millones de 2017, de los cuales, 15.009 se correspondieron con envíos, frente a los 9.000 del año anterior. “Nosotros trabajamos los 365 días del año y realizamos envíos de un día para otro a no ser que tengan que viajar muy lejos”, asegura. Y es que, entre los pedidos de 2018, contaron con solicitudes de Alemania, Italia, Irlanda, Bélgica o Francia, entre otras. “Muchos de ellos son clientes españoles que viajan al extranjero con motivo de una beca Erasmus”, explica.

El papel sigue estando de moda

Sobre el perfil de cliente de la copistería, la mayoría son estudiantes y opositores, así como pequeñas empresas. “Todos coinciden en que son personas con poco tiempo. De este modo la gente se ahorra las filas y las largas esperas, y puede ir haciendo otra cosa mientras espera a que le lleguen los documentos a su casa”, afirma el encargado.

Además, sobre su crecimiento exponencial, Baquedano asegura que su previsión es la de “seguir doblando el número de pedidos este año”. En su opinión, a pesar de las voces críticas que garantizan que el papel está condenado a la desaparición, asegura que se trata de un servicio en auge y muy necesario: “Cuando abrimos todo el mundo decía que íbamos a cerrar enseguida, sin embargo la gente necesita trabajar en papel, tomar notas, descansar del ordenador…”.

Etiquetas
Comentarios