Despliega el menú
Zaragoza

El informe por el que Agapito pagó 58.000€ a las hijas de Becerril fue un "copia y pega"

Dos testigos confirman que el estudio es un calco de otros dos que ya tenía Plaza, lo que para la acusación probaría el "peaje" encubierto que pagó el empresario soriano para poder hacer negocios en la plataforma logística de Zaragoza.

Los tres acusados que quedan en el banquillo del juicio de Plaza, Carlos Esco, Agapito Iglesias y Miguel Ángel Floría.
Los tres acusados que quedan en el banquillo del juicio de Plaza, Carlos Esco, Agapito Iglesias y Miguel Ángel Floría.
Toni Galán

Por si quedaba alguna duda, dos testigos dejaron ayer claro en el juicio del caso Plaza que las hijas del exgerente Ricardo García Becerril cobraron al empresario Agapito Iglesias 58.000 euros por un informe que fue calcado de otros dos estudios que su padre había encargado previamente para la Plataforma Logística de Zaragoza.

Al comparar ayer los originales y el que elaboró Pulsar (sociedad de las hermanas Carolina y Patricia García Plante), la directora comercial de Plaza, Isabel Velasco, reconoció que se trataba de un simple "copia y pega". Luis Felipe Manchón, dueño de Spim (asesoría que elaboró uno de los estudios plagiados), admitió también ante el tribunal que las hijas del Becerril se habían limitado a cambiar el logotipo y la fecha de la portada.

Para la Fiscalía Anticorrupción y el resto de acusaciones, este informe ‘fantasma’ sería la prueba palpable de que el constructor soriano accedió a pagar un "peaje" para entrar en el negocio de Plaza. De hecho, están convencidas de que el acusado -que se enfrenta a casi 6 años de prisión– utilizó la factura de este estudio de viabilidad para intentar desmontar las sospechas de la Unidad de Delincuencia Económica y Blanqueo de Capitales de la Policía.

Sobre cómo llegaron los informes de Plaza a manos de las hermanas García Plante, la directora comercial de la sociedad recordó que el padre de estas tenía acceso al material, puesto que "estaba colgado en la red interna". Lo que negó tajantemente la testigo es que en algún momento se autorizara a las hijas del exgerente o a su empresa a utilizar los dos estudios que a la postre plagiaron.

El abogado de Agapito Iglesias, Miguel Ángel Alemán, prefirió no hacer ayer ni una pregunta a estos dos testigos. Comprensible, cuando su cliente sostuvo en su día que él pagó por el informe y que dicha factura no es falsa y se declaró ante la Agencia Tributaria. Lo que el empresario y dueño de Codesport no pudo descartar es que el trabajo que pidió fuera plagiado por Pulsar.Eso sí, aseguró que fue de gran utilidad para su negocio. Será el tribunal en su sentencia quien tenga la última palabra y valorando las pruebas aclare si hubo o no "peaje" encubierto.

Los gastos en metálico de Esco

Durante la sesión de ayer, la Fiscalía Anticorrupción, así como los abogados de la DGA y Plaza trataron de apuntalar también la acusación contra el exconsejero delegado de Plaza Carlos Esco, para el que piden hasta siete años y medio de cárcel por malversación, cohecho y otros delitos. Y lo hicieron a través de las respuestas del responsable de la Policía Nacional que a través de un informe examinó los ingresos y gastos del político en el periodo comprendido entre 2005 y 2010. Según el funcionario, a lo largo de estos años Esco hizo pagos en metálico por un importe 272.074 euros: entre los que se incluye una compra de muebles por valor de 150.000 euros, una factura de 18.000 abonada a Porcelanosa o la compra de una cadena musical valorada en otros 6.000 euros.

"Se trata de dinero que para nosotros tiene un origen desconocido, puesto que no se corresponde con extracciones efectuadas con carácter previo de sus cuentas bancarias", explicó el autor del estudio. "Supimos que en años anteriores Esco había pagado también en efectivo un apartamento en Miami Playa que le costó 102.000 euros (2003) o un coche Suzuki por el que pagó 13.000 euros (2002). Pagaba en metálico de forma habitual", apostilló. El testigo reconoció que al hacer los cálculos no tuvieron en cuenta el informe pericial de la defensa que habla de dos herencias recibidas por Esco y su esposa, la también política Eva Almunia

El vídeo de Floría no está en el archivo de Plaza

Además de Carlos Esco y Agapito Iglesias, en el banquillo del caso Plaza se sienta el empresario Miguel Ángel Floría, para el que se piden seis años de prisión por tráfico de influencias y otros delitos. Según la Fiscalía Anticorrupción, este se valió de la amistad que mantenía con Esco para que le adjudicara de forma directa varios trabajos en Plaza.

Cuando investigó los proyectos encargados por la sociedad pública al Grupo Floría, la Policía confirmó que este hizo un vídeo sobre el Parque del Canal por el que cobró 55.772 euros. Pero lo cierto es que la directora comercial de Plaza,Isabel Velasco, reconoció ayer que no sabe nada de ese material."¿El vídeo de Floría? Ni lo recuerdo ni está en nuestro archivo", aseguró.

"A lo largo de los últimos 20 años, Plaza ha encargado muchos vídeos a distintas empresas y todos están en nuestro histórico. Pero estoy segura de que este no figura", puntualizó la empleada. Velasco explicó también que "nunca" se ha usado ese material en "ninguna campaña publicitaria". "Recordaría haber encargado un vídeo por el que se pagó ese dinero", apostilló.

Etiquetas
Comentarios