Despliega el menú
Zaragoza

Lectura fácil, historias al alcance de todos

Zaragoza ha sido pionera en la incorporación de libros de lectura fácil en la red municipal de bibliotecas.

María Luisa Cola
María Luisa Cola

La capital aragonesa se convertía en 2018 en una de las primeras ciudades españolas en incluir fondos propios de lectura fácil en la Red Municipal de bibliotecas gracias a una propuesta de la Asociación Aragonesa de Lectura Fácil y el proyecto ‘Leía’. Pero, ¿en qué consiste este formato de publicación? Son documentos que siguen las directrices de la International Federation of Library Associations and Institutions (IFLA) y de Inclusion Europe acerca del lenguaje, contenido y forma para facilitar su comprensión por parte de personas con dificultades lectoras transitorias o permanentes.

En 2009 nacería la Asociación Aragonesa de Lectura Fácil de la mano de Elías Vived y Santiago Molina, profesores de la Facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza. A ellos se les sumaría en proyecto impulsor de lectura fácil ‘Leía’, creado en 2013 de la mano de María Luisa Cola. Ambos proyectos unirían fuerzas con un objetivo común: el pleno acceso a la cultura y a la información para alcanzar la 'Democracia Lectora' y la integración social.

“No se trata de un método sino de un formato. Aunque a primera vista puede parecer que es letra más grande ¡es mucho más que eso!”, indica Cola. En definitiva, son materiales muy cuidados y elaborados para que el mensaje de los textos escritos sea comprendido por todos desde la primera lectura. El concepto fue desarrollado en el norte de Europa hace más de 50 años con el objetivo de cubrir las necesidades de en torno al 30% de la población que, según datos de la IFLA, tiene dificultades de comprensión lectora.

Sin embargo, pese a su expansión en países como Holanda donde ya se publican incluso artículos y leyes en este formato, en Aragón todavía es una gran desconocida. “En Zaragoza, la biblioteca CAI Mariano de Pano incorporó en 2016 libros Lectura Fácil a sus fondos, convirtiéndose en la primera en ofrecer el catálogo completo de estas publicaciones, que se amplia y actualiza cada año”, señala la zaragozana, que afirma que también existen proyectos en Huesca y Teruel desde hace años. Algunos de estos ejemplos se repasaron durante la VI edición del Encuentro Nacional de Lectura Fácil que se desarrolló en la Biblioteca para Jóvenes Cubit de Zaragoza en noviembre de 2018.

“Entendemos que es una realidad que hay que cambiar y la importancia de la accesibilidad de todos a la información escrita, y también a su contenido, un derecho recogido en la reciente Ley de transparencia y Participación Ciudadana de Aragón”, añade Cola, que advierte que estos problemas afectan a 1 de cada 3 personas de la ciudad, es decir, a más de 200.000 zaragozanos y casi 400.000 aragoneses. “Lo más impactante es que muchas personas no son conscientes de que a lo mejor no leen no porque no les guste, sino porque hay algo que les impide sentir y disfrutar la lectura, algo que sólo ocurre cuando se comprende lo que se lee”, reflexiona.

Por su parte, desde Plena Inclusión destacan la necesidad de seguir trabajando esta misma línea. “Participamos en el desarrollo de la primera norma técnica sobre Lectura Fácil (Norma UNE 153101:2018 EX) que recoge una serie de recomendaciones y pautas para la adaptación, creación y validación de este tipo de documentos”, asegura Santiago Aguado, coordinador del Servicio Creando Espacios Accesibles de la entidad. “Hay que recordar que este tipo de documentos no van dirigidos solo a las personas con discapacidad intelectual, sino también a mayores, personas con trastornos de aprendizaje, inmigrantes… el avance es extraordinario pero queda mucho por hacer”, concluye.

1.800 préstamos en 2018

Desde hace más de un año, las 26 bibliotecas municipales de Zaragoza cuentan con una amplia colección de este tipo de obras adaptadas, algunas de ellas infantiles y el resto dirigidas al público adulto, entre las que se encuentran títulos tan conocidos como ‘Moby Dick’, ‘Romeo y Julieta’, ‘La vuelta al mundo en 80 días’ o ‘El Lazarillo de Tormes’, entre otras. “En total incluimos 30 lotes de 30 libros cada uno, dirigidos a estos centros, otro lote para el Bibliobús y otro que está disponible para su préstamo a diferentes colectivos”, señala  Arantza Gracia, concejala de Educación e Inclusión del Ayuntamiento de Zaragoza.

“Del mismo modo que hay secciones de idiomas o cocina, era necesario llegar a este colectivo que se estaba quedando fuera. La iniciativa ha sido todo un éxito ya que tan solo en 2018 se han registrado más de 1.800 préstamos de este tipo de contenidos”, asegura. En la actualidad, la red cuenta con 61.000 personas socias activas y 470.000 fondos documentales, de los que en torno a 380.000 –más del 80%- son libros.

Etiquetas
Comentarios