Despliega el menú
Zaragoza

Alejandra Cortés, profesora de la Universidad de Zaragoza, tercera mejor docente universitaria de España

Ha sido galardonada en los premios Educa Abanca que valoran el trabajo en el aula, las publicaciones, la presencia en redes sociales, la participación en investigaciones o las actividades solidarias desarrolladas.

La profesora e investigadora galardonada, Alejandra Cortés.
La profesora e investigadora galardonada, Alejandra Cortés.
UZ

Alejandra Cortés, profesora e investigadora de la Facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza, ha sido calificada como la tercera mejor docente universitaria de España en los premios Educa Abanca, los conocidos como los “Goya” de la Educación.

Estos galardones están dotados con 1.000 euros y valoran el trabajo en el aula, las publicaciones, la presencia en redes sociales, la participación en investigaciones o las actividades solidarias desarrolladas. La docente universitaria h declarado que nuevamente han sido sus alumnos y colegas los que la han propuesto para este reconocimiento. El certamen ha recibido 1.800 propuestas entre las categorías: mejor docente de Educación Infantil, de Primaria, de Secundaria, de Formación Profesional y de Universidad.

Cortés, dirige los másteres de Educación Socioemocional para el desarrollo personal y profesional. Colabora en varios proyectos de investigación europeos y del Ministerio de Educación y ha recibido varios premios sobre innovación y uso de nuevas tecnologías.

“Para mí vuelve a suponer un reconocimiento a una Universidad Inspiradora. Una forma de entender que la función docente, investigadora y gestora de la Universidad está al servicio con la mayor ilusión y profesionalidad al alumnado, profesorado, personal de administración y para el beneficio de la sociedad conectándola con la Universidad. Gracias a la educación que nos da tanto. ¿Qué sería el ser humano y la vida sin la educación?”, subraya.

Para Cortés su filosofía con sus alumnos se traduce en numerosos gestos: desde dar una clase en U para que sea participativa e inclusiva, estar disponible para que un estudiante pueda mejorar, ligar teoría y práctica de forma significativa, hasta poder realizar un plan de mejora de una titulación o dar una conferencia en la que las personas salgan con bienestar y con aprendizajes compartidos.

Alejandra Cortés con sus alumnos


Etiquetas
Comentarios