Zaragoza

Los vecinos de La Paz vuelven a reclamar un cruce con semáforos en la calle Zafiro

Entre otras cosas, también demandarán de nuevo la instalación de una plataforma de aproximación en las paradas de autobús que hay alrededor del parque de La Paz.

Entorno donde confluyen las calles Zafiro y Alhama de Aragón, en el barrio zaragozano de La Paz.
Entorno donde confluyen las calles Zafiro y Alhama de Aragón, en el barrio zaragozano de La Paz.
Pilar Soro

La calle Zafiro y sus intersecciones marcaban, hasta no hace mucho, la finalización del distrito de Torrero-La Paz de Zaragoza. Sin embargo, la construcción de la Z-30 y el crecimiento del nuevo barrio de Parque Venecia, han hecho que estas vías concentren un gran volumen de tráfico, tanto de autobuses como de vehículos particulares. Por ello, la Asociación de Vecinos de La Paz considera necesaria la colocación de un semáforo que regule la circulación y termine con los frecuentes atascos que se producen en esta calle.

“Justo ahí dan la vuelta algunos autobuses que tienen que estar bastante parados. Hay vecinos que ni siquiera pueden salir a esa zona”, explica José Luis Villalobos, presidente del colectivo vecinal. Además, señala que ya ha habido algún pequeño accidente y “sustos con algún peatón”. El problema se acentúa especialmente en la época navideña y durante estos días, tras el pistoletazo de salida de las rebajas, ya que es cuando más gente acude al centro comercial Intu Puerto Venecia.

La demanda de la semaforización del cruce entre las calles Zafiro, Alhama de Aragón y Rocío no es nueva, sino que se remonta cinco años atrás. Desde la asociación aseguran haber reclamado esta actuación tanto al Gobierno municipal como ante las comisiones y plenos de la Junta de Distrito. También se incluyó en el proceso de los presupuestos participativos, aunque la propuesta no resultó elegida.

“Una de las respuestas del Ayuntamiento fue que necesitaban tener los aforos de tráfico, pero dicen que la colocación de semáforos ahí no está contemplada”, lamenta Villalobos, que asegura que es una reivindicación de los propios residentes. “Los mismos vecinos de la zona son los que nos preguntan si se van a instalar”, comenta.

Otra de las peticiones en las que la Asociación de Vecinos de La Paz va a insistir durante este 2019 es la colocación de una plataforma de aproximación en la parada de autobús de la calle Rotonda Villa de Pau, concretamente, la que se encuentra a la salida de la calle Manresa.

“El autobús gira ahí y no se queda completamente en paralelo a la acera, por lo que la gente mayor tiene más dificultades para acceder a él”, explica Villalobos, que se muestra sorprendido porque en otras zonas más jóvenes de la ciudad se hayan colocado recientemente varias de estas plataformas. “Se han instalado varias en Parque Venecia y aquí no, cuando llevamos demandándolas mucho tiempo”, lamenta.

Por lo que se refiere al transporte, la asociación continuará demandando la ampliación del horario de la línea 39, que cubre la ruta entre los pinares de Venecia y Vadorrey. “A partir de las nueve y media o diez de la noche deja de funcionar y la gente se queda tirada”, explica Villalobos, que considera que el servicio “termina demasiado pronto”, especialmente de cara a los fines de semana.

La asociación reconoce que no hay previsto un incremento del horario de la línea, pero recuerdan que, hace tan solo unas semanas, el Ayuntamiento anunció la ampliación del funcionamiento de la línea 60, que se prolongará hasta más allá de las 23.00. “No sabemos cuál es el criterio que se ha seguido para ampliar unas sí y otras no”, manifiesta.

Asimismo, la asociación volverá a reclamar la reconversión del solar de la calle Terranova, de propiedad municipal, en un aparcamiento público. “Tiene que adecuarse, porque está algo desnivelado, pero es una actuación relativamente sencilla”, señala. A su juicio, si la parcela se utilizara como parquin, se propiciaría que los vecinos tuvieran aparcamientos y que la gente dejara el coche fuera de las calles, de manera que “ese espacio podrían ganarlo los peatones.

Estos asuntos, planteados por la entidad vecinal desde hace ya varias legislaturas, protagonizarán sus líneas de trabajo de cara a 2019. Durante 2018, un año calificado como “agridulce” por Villalobos, se llevaron a cabo actuaciones como la reforma de la calle Oviedo –en la que se invirtió medio millón de euros y cinco meses de obras-, la instalación de una rampa para mejorar la accesibilidad en el entorno del centro cívico de la Paz, la consecución de alguna que otra plaza de aparcamiento en el barrio o las obras del paseo Tierno Galván, que todavía no han finalizado.

Etiquetas
Comentarios