Despliega el menú
Zaragoza

La mejora de la zona del gnomon y el arreglo del parque, actuaciones pendientes en Vadorrey

Los representantes de la Asociación de Vecinos de Vadorrey se sienten “marginados” por el Ayuntamiento de Zaragoza, ya que llevan cerca de tres años reclamando una actuación en el entorno del que es el reloj solar más grande del mundo.

Reloj solar en Vadorrey, de casi 31 metros de altura y un gnomon o saeta de 46 metros de longitud, y 50 toneladas de peso
La mejora de la zona del gnomon y el arreglo del parque, actuaciones pendientes en Vadorrey
Heraldo.es

El zaragozano barrio de Vadorrey puede presumir de tener el reloj solar más grande y preciso del mundo, un título que en 2013 quedó acreditado en el Libro Guinnes de los Récords. Sus cerca de 50 toneladas de peso y sus 31 metros de altura han llamado la atención de universidades de América del Norte y Japón y, aunque los vecinos reconocen que es un gran atractivo para el barrio, creen que el entorno en el que se encuentra es mejorable. De hecho, la Asociación de Vecinos de Vadorrey lleva más de tres años reclamando una intervención en la zona.

La última en demandar esta actuación en la Comisión de Urbanismo y Sostenibilidad del pasado 19 de diciembre fue Lola Ranera, presidenta de la Junta del Distrito de El Rabal y concejala del grupo municipal del PSOE. La edil socialista aseguró que “si hay un barrio olvidado la ciudad estos últimos tres años y medio es Vadorrrey” y preguntó a Teresa Artigas, concejala delegada de Medio Ambiente y Movilidad, por el estado del entorno del ‘gnomon’. Artigas, por su parte, aseguró que el proyecto de pavimentación y saneamiento de pluviales está redactado y esperan “que sea aprobado en un plazo muy breve de tiempo”. No obstante, reconoció que va a ser posible que la licitación se realice antes de finalizar el año, aunque “está prácticamente listo para empezar el proceso de contratación”.

“Llevamos con esta cuestión casi tres años”, lamenta Javier López, presidente de la Asociación de Vecinos de Vadorrey, que teme que la demora de la intervención pueda afectar al buen funcionamiento del reloj. “Es una estructura que pesa mucho y, cuando riegan, toda el agua va a parar a esa zona. Nos da miedo que el reloj pueda ir hundiéndose”, explica.

Otra de las reivindicaciones de los vecinos –esta se remonta casi tres décadas atrás- es la retirada de una línea de alta tensión que actualmente pasa por encima del parque situado en la calle de Antonio Royo. “Nos aseguraron que ya no lleva alta tensión, lo que nos lleva a preguntarnos: si no la hay, ¿por qué no la quitan?”, se cuestiona López. Además, el representante del colectivo vecinal asegura que, hace un tiempo, en lugar de quitar la línea, el consistorio procedió a talar una decena de árboles que había en sus proximidades para que no molestaran.

Una misma dársena para el 39 y el 50

La lista de demandas vecinales incluye también cuestiones relacionadas con la movilidad. El barrio cuenta con dos líneas de autobús, el 39 y el 50, que en algunas calles paran en plataformas distintas separadas por apenas unos metros, lo que elimina varias plazas de aparcamiento. “Pedimos que la dársena del 39 se abra un poco más para que ambos autobuses paren en la misma parada. Además, uno de ellos para justo enfrente de un portal, con las consiguientes molestias para los vecinos”, explica López, que apunta que esta propuesta surgió ya “hace cinco o seis años”, aunque ha sido desoída.

La falta de actuaciones en el barrio hace que los vecinos se sientan “marginados” por el actual Gobierno municipal y aseguran que el alcalde, Pedro Santisteve, nunca les ha recibido. “Quizás es que decimos las cosas muy claras”, sugiere López, que suscribe que son un barrio “olvidado”, como ya apuntó Ranero hace unos días.

Ante estas acusaciones el Ayuntamiento, por medio de Teresa Artigas, recordó que en julio de 2018 se finalizó el área infantil del parque de Vadorrey, donde también se han colocado bancos nuevos y cuyo mantenimiento calificaron de “aceptable”. Además, anunciaron que “antes de final de año” se va a ejecutar una zona de mayores en la parte norte del potrero.

De cara al año que viene, la mejora del parque será una de las líneas en las que trabajará la asociación, ya que aseguran que en este espacio verde faltan numerosos árboles que se han ido cayendo y talando y no se han repuesto “durante años”. Además, aseguran que seguirán luchando “para que el azud continúe como está”, ya que las actividades que permite desarrollar “sirven para dinamizar la zona”.

Etiquetas
Comentarios