Despliega el menú
Zaragoza

El pirómano del Arrabal acepta 2 años de cárcel tras admitir que intentó quemar 2 contenedores

La Policía le atribuyó una docena de incendios pero la Fiscalía solo vio pruebas para acusarle de dos tentativas de daños.

Daños causados por una quema atribuida al condenado.
Daños causados por una quema atribuida al condenado.
J. Miguel Marco

Héctor S. S., el vecino del Arrabal al que se atribuyó una docena de incendios de contenedores de reciclaje que causaron cuantiosos daños en fachadas de inmuebles y vehículos, ha sido finalmente condenado a dos años de prisión y al pago de una multa de 1.440 euros, más 800 euros por los perjuicios causados. No obstante, la juez le ha otorgado el beneficio de la suspensión de la pena a cambio de que no delinca en ese periodo y cumpla 146 días en trabajos en beneficio de la comunidad.

A pesar de que la Policía estaba convencida de que el arrestado había sido el autor de los sucesivos fuegos que tenían en vilo al barrio, al final la Fiscalía solo encontró pruebas para atribuirle dos y, además, en grado de tentativa.

En concreto, el ministerio público le acusó de un incendio cometido sobre las 16.30 del 24 de diciembre de 2017 en la calle de García Arista; y de otro perpetrado a la 1.45 del 4 de marzo de 2018 en Juan Blas de Ubide.

En el primer caso, fue la declaración de un testigo, que vio cómo Héctor S. S. tiraba a un contenedor amarillo una bolsa de plástico con envoltorios de patatas fritas y otros efectos a los que había prendido fuego con un mechero, la que permitido su detención y posterior condena.

En el segundo, el pirómano fue sorprendido in fraganti por una patrulla del 091 que vigilaba la zona para prevenir precisamente los incendios. Los agentes observaron al sospechoso prender fuego a una bola de papel y tirarla dentro de otro contenedor de reciclado de plástico.

El hecho de que ambos actos fueran presenciados por testigos permitió sofocar con rapidez las llamas y evitó daños mayores, lo que también propició que la Fiscalía lo haya acusado de dos delitos de daños en grado de tentativa. Al principio, solicitó para el acusado cuatro años de cárcel pero, tras llegar a un acuerdo con su abogado, Javier Ferreira, que incluía la confesión de los dos delitos y el pago de la responsabilidad civil, el ministerio público rebajó su solicitud a dos años.

El autor de las quemas, de 35 años, fue arrestado por vez primera el 24 de diciembre de 2017, pero el juez lo puso en libertad tres días después por entender que contra él había un «indicio útil» pero no una prueba consistente. Ese era el sexto incendio que se producía en menos de un mes en el entorno de la plaza de San Gregorio. Los fuegos se reanudaron el 20 de febrero y, tras cuatro noches en las que ardieron varios contenedores, Héctor S. S. fue detenido el 14 de marzo y, desde entonces y hasta el pasado mes de noviembre, cuando fue juzgado, había estado en prisión preventiva.

Etiquetas
Comentarios