Zaragoza

Repair Café, una segunda vida para los juguetes rotos

Se trata de la cuarta edición de esta cita en la Azucarera con motivo de la celebración del ‘Zac Day’.

Repair Café, una segunda vida para los juguetes rotos
Repair Café, una segunda vida para los juguetes rotos
C. Ivars

¿Qué mejor momento que las semanas previas a las celebraciones navideñas para lanzar un mensaje a la ciudadanía sobre la importancia del consumo sostenible? Precisamente con este objetivo, la empresa zaragozana Suministros Herco y Zaragoza Activa organizaban este viernes la cuarta edición de su Repair Café en la Azucarera, como parte del programa especial ‘Zac Day’.

Durante algo más de dos horas, reparadores y visitantes de la capital aragonesa se daban cita en la plaza central del edificio zaragozano para tratar de dar una segunda vida a las decenas de juguetes electrónicos, muñecos, coches teledirigidos, videoconsolas, peluches o disfraces, entre otros.

Entre los presentes, Arturo (5 años), se acercaba a primera hora junto a su padre, Leonardo, para reparar un coche teledirigido. “Nos enteramos a través del boletín de Zaragoza Activa que le llega a mi mujer por correo y nos pareció una idea interesante para venir con el chico”, explica este vecino de Cadrete. En su opinión, se trata de una buena oportunidad para inculcar en los más pequeños el gusto por la reutilización y el reciclaje”, añade. Junto a él, con un gorro de Papa Noel, se encuentra uno de los manitas de este año, Jesús Royo, que ha participado en todas las ediciones del Repair. “Soy carpintero jubilado pero siempre se me ha dado bien la electrónica, la fontanería y las reparaciones en general”, afirma.

Se trata de uno de los clientes habituales de Herco a los que le llegó la convocatoria de reparadores para este tipo de actividades, y no dudó en apuntarse. Algo parecido a lo que le ocurrió a Elena Menéndez, natural de Oviedo pero vecina de Zaragoza desde hace años, que, junto a su máquina de coser, reparaba un par de disfraces de princesa y un ajado peluche unicornio. “Tengo una marca de ropa con una filosofía muy cercana a la reutilización y la segunda vida de los materiales. Me apunté y ya he participado en dos ediciones”, afirma.

“Nuestro objetivo es tratar de generar un espacio en el que personas expertas reparadoras den una nueva vida a objetos estropeados mientras toman un café con ellos”, explica Carlos Sánchez, gerente de Suministros Herco, que asegura que se trata de una experiencia importada de Holanda, donde es una actividad muy habitual y existe una gran concienciación en torno a la economía circular o sostenible. “Nuestra empresa se dedica a los suministros industriales y, en definitiva, aportamos soluciones técnicas. Nos parecía una actividad muy afín a nuestros valores”, prosigue.

Pero no solo eso, sino que la cita también se convierte en el escenario perfecto para inculcar valores tan importantes como la recuperación y el reciclaje entre los más pequeños de la casa. “Queremos que la gente aprenda y que el reparador transmita parte de sus conocimientos a los presentes fomentando la autosuficiencia”, afirma.

Otra de las peculiaridades de la cita es que los juguetes reparados pueden ser donados a familias sin medios, para que ningún niño se quedé sin juguetes estas navidades. “Se hará entrega de la recaudación final a las asociaciones de vecinos del barrio para que los distribuyan entre las familias que más no necesiten”, indica Jesús Alquezar, Jefe de la Oficina Técnica de Empleo, Emprendimiento e Inclusión Social y director de Zaragoza Activa.

Contra la obsolescencia programada

Además, Alquezar asegura que a lo largo del año se hacen cuatro citas de estas características, abiertas a otras temáticas como electrodomésticos, elementos electrónicos o bicicletas que gozan de una gran acogida entre los vecinos del barrio como parte de un proyecto de cercanía.

“Nuestro trabajo diario se divide en dos líneas, uno a nivel ciudad y otro a pie de barrio. Nuestra idea es acercarnos a gente cada vez más joven e intentar que entiendan que, cuando surge un problema o se rompe algo, tirarlo no es la única opción. Seguro que hay alguien cerca capaz de ayudarte a recuperarlo”, concluye el director.

Por su parte, desde Herco aseguran que, en su lucha contra la obsolescencia programada, desde la organización de Café Repair trabajan en la creación de una pequeña comunidad de reparadores dispuestos a colaborar en esta y otras citas parecidas a lo largo del año. Jefes de mantenimiento, manitas, ingenieros jubilados, bricoladores... “En definitiva, manitas que dispongan de tiempo y ganas de echar una mano a otra gente a cambio de un café y una buena conversación”, concluye Sánchez. Los interesados pueden enviar un correo electrónico a comunicación@suministrosherco.com

Etiquetas
Comentarios