Despliega el menú
Zaragoza

Alrededor de mil pensionistas piden en las calles de Zaragoza unas jubilaciones públicas dignas

Piden una pensión pública mínima de 1.080 euros y critican que Pedro Sánchez solo ha puesto en marcha medidas que ya había comprometido el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Armando Fuertes asegura que con la pensión de poco más de 600 euros que cobra apenas puede llegar a fin de mes con cierta dignidad. "Por eso hay que salir a la calle", decía. Como él, cientos de personas volvieron a movilizarse este sábado por el centro de Zaragoza para exigir unas pensiones "dignas". Convocada por la Coordinadora Estatal en Defensa de un Sistema Público de Pensiones, la protesta partió de la plaza Glorieta Sasera para desembocar en César Augusto (junto a las Murallas Romanas), un recorrido en el que los manifestantes no dejaron de mostrar su rechazo a cualquier sistema privado de pensiones, al tiempo que reivindicaron una pensión pública mínima de 1.080 euros, así como una subida permanente y por la ley de la prestación según el IPC, además de la derogación de las reformas de pensiones y laborales.

Una pancarta en la que podía leerse el lema 'Por unas pensiones dignas. Contra las pensiones de miseria' abrió la manifestación por el centro de la capital aragonesa, en la que los participantes recordaron con sus consignas a los distintos partidos políticos que "jubilados y pensionistas decidan las elecciones" y "gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden".

Los participantes en la protesta también quisieron llamar la atención de los viandantes para que se sumaran a la protesta y les recordaron que "a ti que estás mirando, también te están robando" o "en el sillón de tu casa no se defienden las pensiones".

Casi mil personas se manifiestan en Zaragoza en defensa de las pensiones

No solo Zaragoza fue el escenario de las protestas de los pensionistas. La movilización se repitió también en otras capitales y localidades de Aragón como Huesca, Teruel, Calatayud, Ejea, Tarazona, La Muela, Jaca, Sabiñánigo, Fraga, Barbastro, Monzón y Binéfar, entre otras. La convocatoria, de carácter nacional, se repitió en ciudades y pueblos de toda España, donde estaban convocadas hasta 200 movilizaciones, según los organizadores. En Madrid o en Bilbao las manifestaciones llegaron a movilizar a miles de participantes. Y en todas ellas, los pensionistas insistieron además en que se derogue el factor de sostenibilidad, se elimine la brecha salarial por razón de género y que no se penalicen las jubilaciones forzosas anticipadas.

Los representantes de la coordinadora en Zaragoza explicaron que esta es la última movilización antes del periodo navideño, pero advirtieron de que en 2019 volverán a retomar sus reivindicaciones "con más fuerza", especialmente porque la cercanía de las elecciones del próximo 26 de mayo les obliga, destacaron estos representantes, a exigir a los partidos una responsabilidad en lo que al futuro de las pensiones se refiere.

El representante de la coordinadora en Zaragoza, José Luis Cabello, insistió en que los pensionistas han vuelto a las calles porque "todo sigue igual, nada ha cambiado". Cabello reconoció que no se ha notado nada el cambio de Gobierno y lamentó que las únicas medidas que Pedro Sánchez ha puesto en marcha han sido aquellas que ya había comprometido el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Etiquetas
Comentarios