Zaragoza

Un okupa muere calcinado al incendiarse un piso en obras en Echegaray y Caballero

Es un varón nacido en 1974 y fue hallado muerto en el salón tras electrocutarse.

Los Bomberos de Zaragoza encontraron este jueves a las 7.00 el cadáver calcinado de un hombre en un piso del paseo de Echegaray y Caballero al que acudieron para sofocar un incendio. Los vecinos del inmueble, situado en el número 188, les habían avisado por una fuga de agua que salía del mismo piso, en el que se están haciendo obras de reforma, y al controlar ambas urgencias descubrieron el cuerpo.

El fallecido pudo morir electrocutado al intentar poner luz al piso uniendo unos cables y las chispas que provocó habrían desencadenado el posterior incendio. Esta es la versión inicial de la investigación policial, a expensas del informe del forense.

Los bomberos hallaron el cadáver en el salón del piso, de 56 metros, acurrucado cerca del sofá. "Estaba irreconocible", indicó un oficial de la Cofradía de la Sangre de Cristo, nada más recogerlo sobre las 9.30, después de que el juez de guardia ordenara el levantamiento del cadáver. Parece que es un hombre nacido en 1974 en Zaragoza, aunque deberán realizar las pruebas de identificación.

Dos okupas entran por detrás

Hasta el piso se desplazaron agentes de la Policía Científica y de Homicidios para investigar la muerte que, en principio, parece "accidental", según fuentes policiales. Un vecino señaló que había dos okupas que habían entrado en el piso por la noche. Al parecer, accedieron por la parte trasera del edificio de protección oficial (la misma urbanización donde fue secuestrado el futbolista Enrique Castro ‘Quini’ en 1981), por una ventana que da a la calle de Roque Joaquín Alcubierre.

El humo del piso ya fue detectado por el vecino del primer piso Isidro Palacios cuando llegó a su casa sobre la medianoche. Este jueves explicó que notó un "fuerte olor" al entrar en el edificio, pero que no le dio más importancia y se marchó a dormir. Luego se enteró del suceso por la mañana.

Encuentran un cadáver calcinado en Echegaray y Caballero, en Zaragoza

"Me han dicho que había una fuga de agua y que por eso se había apagado el incendio. Pero, al final, han encontrado un cadáver", apuntó el vecino del edificio. "Han sido discretos y no he oído nada esta noche, aunque vivo en el primero. Antes, escuchaba mucho ruido en ese piso", agregó.

Uno de los okupas sería el fallecido y el segundo permanece en paradero desconocido. La Policía, que podría conocer al muerto, está buscando a su compañero para determinar si la muerte había sido solo accidental por el fuego provocado por el chispazo de los cables y al arder unos tubos de PVC que dejaron los obreros para instalar el aire acondicionado.

Piso precintado y sin seguro

En cuanto se enteraron del suceso, unos amigos de los dueños del inmueble les avisaron y se personaron en el lugar. María Victoria Horno y su marido Daniel Lázaro Paño, que residen en San Juan de Mozarrifar, contaron que la vivienda era propiedad de la madre de ella y lo habían tenido alquilado hace más de un año desde que la ingresaron en una residencia.

Ahora estaba siendo rehabilitado porque los últimos inquilinos dejaron el piso destrozado. María Victoria Horno señaló a HERALDO que ha tenido mala suerte porque, además, no tienen seguro. "Sufrimos a los anteriores inquilinos y la ley los protege a ellos. Nosotros estamos desprotegidos. Y ahora, han entrado dos okupas, el piso ha quedado quemado y ahora está precintado", lamentó. "Soy gafe".

Etiquetas
Comentarios