Zaragoza

La DGA pide la retirada de dos vigilantes de los juzgados por fotografiar y mofarse del público

Difundían fotos que tomaban en el control de acceso y comentarios vejatorios a través de su grupo Whatsapp 'la Ciudad de la Injusticia' . La Policía no aprecia delito, pero la empresa de seguridad que los contrató estudiará posibles sanciones disciplinarias.

La toma de fotografías por parte de vigilantes de seguridad a ciudadanos que acuden a la Ciudad de la Justicia de Zaragoza, imágenes que van acompañadas de comentarios jocosos e incluso vejatorios, ha llevado a la DGA a tomar cartas en el asunto. De hecho, nada más ser informada de que esto podría estar sucediendo, la dirección General de Justicia e Interior ordenó a la Policía de la Unidad Adscrita (encargada de la seguridad del edificio) abrir una investigación.

Las diligencias policiales han confirmado que varios trabajadores de la empresa de seguridad –y también algún funcionario policial– han estado utilizando un grupo de Whatsapp  (bautizado como 'Ciudad de la Injusticia') que crearon en julio de 2017 con motivo de la jubilación de un compañero para hacer fotografías de algunos ciudadanos que pasaban por el control de acceso a los juzgados.

Estas imágenes, según la investigación, las tomaron concretamente dos empleadas durante su horario de trabajo y las difundieron en el grupo acompañadas de mofas y chanzas sobre el aspecto físico y vestimenta de otras personas. Algunas de ellas están hechas dentro de los juzgados, como la de una mujer que acude a una boda, aunque hay otras de personas que pasan junto a la puerta acristalada y las retratan desde dentro. En ambos casos hacen comentarios despectivos sobre ellas.

También hay una fotografía del escáner que analiza los objetos en el que se ve un bolso y lo que aparentemente es un vibrador. No obstante, fuentes de la investigación aseguraron este martes a HERALDO.es que no pueden afirmar con total certeza que esta foto fuera realmente obtenida del escáner de la Ciudad de la Justicia y que podría corresponder a las que se usan en cursos de formación.

El informe policial concluye que, en principio, no ve nada delictivo, puesto que las fotos se tomaron en un espacio público y se movieron en un grupo privado con teléfonos personales y no de empresa. También que son obra de dos empleadas y que otros miembros del grupo (no todos) se suman a los comentarios.

No obstante, la Dirección General de Justicia, que ha contado en todo momento con la colaboración de la empresa Coviar para poder hacer las investigaciones, solicitará el traslado de las empleadas a algún puesto de trabajo que no esté relacionado con la atención al público. Fuentes del departamento indicaron pueden pedir su traslado de acuerdo con una cláusula que firmaron en el contrato de subrogación de la empresa de la que provenían las vigilantes.

Por su parte, fuentes de Coviar han indicado que han tenido conocimiento del asunto aunque aún no les ha llegado el informe de la dirección de Justicia pero que, en cuanto lo reciban, abrirán un expediente por si su conducta pudiera ser motivo de sanción disciplinaria por incumplimiento de la ley de seguridad privada. "En la empresa tenemos un protocolo sobre el uso del móvil durante las horas de trabajo, ya que cubrimos destinos sensibles como las prisiones o los propios juzgados", aseguraron.

La directora general de Justicia, María Ángeles Júlvez, agradeció a la Policía de la Unidad Adscrita su trabajo ágil y rápido para investigar el asunto y la ayuda de la empresa de seguridad. 

Etiquetas
Comentarios