Zaragoza

Tercer Milenio

El sonajero del futuro ya se prueba en varios hospitales de Zaragoza

Un dispositivo para tranquilizar a los bebés creado en Aragón se utiliza en unidades neonatales de varias clínicas de la capital aragonesa con objeto de investigar su efectividad.

El sonajero del futuro ya se prueba en varios hospitales de Zaragoza
SBB

A comienzos de este año, el proyecto desarrollado por el musicoterapeuta Juan Alarma, junto a su socio Jonathan Gutiérrez, para ayudar a los bebés a relajarse se presentaba en sociedad tras ganar el Semillero de Ideas 2016. Se llama Sleeping Baby Play y consiste en un reproductor de música portátil y compacto que emite melodías y sonidos diseñados para recordar al bebé su estancia en el útero del vientre materno y así conseguir que se sienta tranquilo y relajado.

Diez meses después, el invento ideado por Juan Alarma ha experimentando algunos cambios en su forma -con un mejor acabado- y sigue siendo tan eficaz como entonces. Tanto es así que “cuando empezamos a contactar con pediatras y matronas para demostrar cómo funciona el dispositivo quedaron impresionadas por su efectividad”, explica Alarma.

Actualmente, este reproductor de sonidos “se utiliza en unidades neonatales y nidos de varias clínicas zaragozanas. Además, un grupo de pediatras va a iniciar las investigaciones para documentar un estudio, ya que sus beneficios parecen ser muy interesantes y sorprendentes, según los expertos”, añade.

Melodías y sonidos orgánicos

Las composiciones integradas en el Sleeping Baby Play “se basan en la creatividad, percepción y sensibilidad musical de los musicoterapeutas y productores de Wonder Elements S. L. Su eficacia se asienta en cientos de pruebas con bebés, pruebas en hospitales, con matronas y grupos de lactancia”, subraya su inventor.

Las melodías y sonidos orgánicos que se reproducen están registrados y tienen sus correspondientes derechos de autor, y se han ideado para que no sean fijos e invariables, sino que evolucionen en el tiempo, cambien tonos, frecuencias, ritmos, estructuras, ecualizaciones… La intención es “que sean completamente innovadores y efectivos respecto a lo que se ha creado hasta hoy en día en cuanto a sonidos y melodías diseñados para calmar a los bebés”, señala su autor.

Alarma destaca que “estos sonidos recrean o emulan lo que los bebés escuchan desde el interior del vientre materno: latido del corazón, respiración, fluidos, circulación de sangre… y también sonidos cotidianos de su entorno: ruidos de coches, entorno doméstico, melodías, cantinelas, tonos de voz humana...”

Continua evolución

El Sleeping Baby Play salió a la venta el pasado mes de junio en un paquete que incluye un reproductor sencillo, ergonómico y seguro (no tiene wifi, ni electromagnetismo, ni se puede cargar con corriente) y un ‘doudou’ (mantita) que se puede adquirir en internet y en tiendas de puericultura, farmacia y parafarmacia por un precio de 79 euros. “Desde entonces trabajamos en su continua evolución y mantenemos reuniones frecuentes con pediatras que han mostrado sus interés por este dispositivo”.

Además de utilizarse con los bebés en unidades de neonatos, “también se ha probado con éxito durante alguna intervención quirúrgica menor. Al principio no pensábamos que los efectos positivos de este reproductor podían alcanzar este ámbito”, comenta Jonathan Gutiérrez.

Cuando Juan Alarma comenzó a gestar esta idea, hace 10 años, tampoco imaginaba que aquello que ideó para calmar el llanto de su propio hijo llegaría a suscitar el interés de profesionales de la sanidad y de empresas nacionales e internacionales.

Etiquetas
Comentarios