Zaragoza
Suscríbete por 1€

Juan y Nati: "a la gente le emociona oír la jota en la plaza del pilar"

El bailador y la cantante, del grupo Aires de Albada, han coordinado los conciertos de jota y el Certamen Oficial.

Juan Labrador y Nati Brivián han coordinado las sesiones de jota en el Pilar y en el Certamen.
Juan Labrador y Nati Brivián han coordinado las sesiones de jota en el Pilar y en el Certamen.
Guillermo Mestre

Natividad Brivián y Juan Labrador, del grupo Aires de Albada de Zaragoza, amenizan la entrevista con diversos estilos de jota. Nati es cantante y se maneja a la perfección en varios estilos, principalmente los de ‘la parra’ y ‘las fronteras’, a los que les da una impronta especial. Juan ha sido y es bailador; ahora parece más centrado en la dirección del grupo y en la de su academia. Dice Juan: "Casi todos los grupos tienen su propia academia de jota, aunque también hay academias dirigidas por grandes maestros, cantantes sobre todo. Hemos hecho la coordinación técnica de los conciertos, en la plaza del Pilar, de folclore de Aragón de 2004 a 2011, e hicimos lo propio con el Certamen Oficial de Jota, entre 2008 y 2011, el año en que el concurso, el más antiguo de folclore de España, cumplía 125 años. Ya lleva 132 ediciones".

Ellos introdujeron, a la par que los grupos, la presencia de las academias de jota: empezaron siendo seis y en 2018 participan 20. "Hace poco se creaba la Academia de las Artes y el Folclore de Aragón. A ella pertenecen más de 150 grupo y 150 escuelas o academias de jota. Hablamos de 20.000 usuarios", dice.

Juan y Nati recuerdan cuando las jotas se cantaban en un rincón del Gobierno Civil, y no había camerinos para los grupos. De vez en cuando, en ese juego de refajos y pliegues y trajes, a algún jotero lo pescaron casi con el culo al aire. "Luego vino el cambio. Es muy importante que haya dos escenarios ante la basílica del Pilar: el de la Fuente de Goya y el de la Fuente de la Hispanidad. Cuando había presupuesto se instalaban los dos, y eso era lo ideal. El año pasado el montaje del concierto de Bisbal, en la Fuente de Goya, perturbó la actuación de un grupo", recuerda Nati.

Añaden, casi al unísono: "A la gente le emociona oír la jota en la plaza del Pilar, en el salón de la ciudad. Todos los grupos se preparan para ese día y para el Certamen Oficial de Jota. Un año completo de trabajo se justifica por la participación. No es lo mismo la jota en otro lugar. Ante el Pilar es el día grande, el más esperado". Los grupos disponen del escenario durante 50 minutos, que se reparte entre dos formaciones. "Se suelen hacer cuatro bailes y de seis a ocho piezas cantadas", dice Juan Labrador.

Recuerdan que la jota no se ha desvanecido en ningún instante, aunque sí que han menguado las contrataciones. "En el Certamen Oficial de Jota, para adultos, suelen participar entre 120 y 140 grupos con cantantes y bailadores. Con los niños sucede algo semejante. Se nota el trabajo de fondo, la pedagogía", subraya Juan.

¿Existen nombres que rivalicen con los José Oto, Jesús Gracia, Felisa Galé, Cecilio Navarro o Pascuala Perié?, claves en la exposición. Nati dice: "Para mí, como José Oto no canta nadie. Sí hay nombres, claro que sí: Nacho del Río, Vicente Olivares, Javier Soriano, Roberto Ciria; pienso en Beatriz Bernad, en Yolanda Larpa, en Lorena Larrea, que ha ganado el Premio Extraordinario en el Certamen Oficial de las Fiestas del Pilar". Juan Labrador le ataja: "Los figuras son importantes, el nuevo Oto podría haberlo sido Alfredo Longares; se murió pronto. Pero a mí lo que me emociona de veras es ver que tenemos base, formación, que los niños aprenden y que se baila la jota en Aragón y en otros lugares. Esa es la mayor esperanza".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión