Despliega el menú
Zaragoza

"Zaragoza es mi bandera, no la arriaré jamás'

Hace unos meses abdicó la soberana de la revista española. Lita Claver y su alias definitivo, la Maña, dejan pocas dudas acerca de los designios de su corazón

La soberana de la revista española abdicó hace escasos meses. Lita Claver, ‘la Maña’, se bajó de los escenarios en Barcelona, capital de este género en España y ciudad en la que gobernó la gran vedette aragonesa como indiscutible reina del Paralelo. «Subía al escenario por mi marido, por Rafael. Y Rafael falleció en 2016. Rafael era mi vida», reiteró Lita Claver con una pasión abrumadora. A su lado, asiente Angelines, su cuñada, aunque entre ellas se confiesan hermanas. «Antes de venir al balcón del Ayuntamiento, hemos estado en el Pilar para ponerle dos velas a la Virgen por Rafael. Murió el 11 de junio de 2016. Su funeral fue en San Felipe, la misma iglesia en que nos casamos, la misma en que bautizamos a mi hija Natalia. No es necesario que diga lo que Zaragoza significa para mí. Zaragoza es mi bandera, la bandera que he paseado por Barcelona y por toda España. No la arriaré jamás. Porque yo llegué a Barcelona como Lita Claver, pero el público me bautizó como la Maña», continuó.

Éstas serán sus primeras Fiestas del Pilar fuera del escenario. «Podré salir, ver, observar. Criticar no me gusta. Todo artista, como toda persona, te enseña algo. Para mí, todo el que se sube al escenario tiene mi máximo respeto», aseguró esta artista autodidacta, como Lola Flores. Ni Lola ni Lita fueron jamás de divas. Eran fieras en el escenario, dominadoras de todos los terrenos, de todos los ángulos. Ese fue su secreto, ser las dueñas de las pupilas del espectador.

Los de 2018 son unos Pilares con una sensible presencia de la mujer. En esta parcela, La Maña también tiene cosas que decir. «Zaragoza no es machista. Hace 10 años, yo fui pregonera de las Fiestas del Pilar en tiempos de Juan Alberto Belloch como alcalde. Rafael, toda mi familia, estaban muy orgullosos. Y yo, contenta como unas castañuelas. Hablé desde el balcón sin guión, desde el corazón. Porque lo que no se hace con el corazón, no merece la pena», verbaliza ya con los ojos iluminados, mientras Angelines asiente con la mirada. «No tengo palabras para corresponder a todo ese cariño, a todo el amor que me han dado los aragoneses. Porque un artista no es nadie sin público, y a mí el público me lo ha dado todo. Todo es todo», repitió La Faraona aragonesa.

No solo el público aragonés. En Cataluña, en Barcelona, recibió en enero pasado el homenaje de la cultura. La misma cultura que tiempo atrás la elevó a los altares. Porque cultura es un espectáculo capaz de cautivar a Salvador Dalí, a Federico Fellini, a Rafael Alberti, a Manuel Vázquez Montalbán. Todos ellos fueron extasiados seguidores de la Maña. También triunfó en la televisión en el histórico programa junto a Mercedes Milá y Maradona. Solo la igualó Cela y José María García con Milá. Incluso la tentó Pedro Almodóvar... De Óscar, la Maña. Por eso, por todo ese arte que no se puede aguantar, no faltó nadie en el adiós de Lita. Desde la alcaldesa de Barcelona hasta el conseller de Cultura de la Generalitat, todos estaban en el teatro Apolo para despedir a esta artista sin parangón. «No hablo catalán, pero me integré en Barcelona. Soy aragonesa, pero Lita Claver solo puede hablar bien de Barcelona y de Cataluña. Se me ha respetado, se me ha querido. Todavía tiemblo cuando recuerdo la despedida. Hasta Ada Colau y el conseller se emocionaron. Vino todo el mundo. Me sentí querida. Solo puedo tener palabras de agradecimiento», dijo.

En estos días confusos, quizá habría que escuchar su mensaje. «Yo soy española, pero quiero a Cataluña. Y no poco, mucho. Me ha dado mucho Cataluña. Es una tierra maravillosa. Hay que hablar. Hablar con franqueza, hablar con el corazón. Es lo que he intentado hacer durante toda mi vida. Porque, como dije en la entrevista que me hizo un periodista de HERALDO hace más de 10 años en mi camerino, la Maña no enseña el culo, la Maña enseña el alma», concluyó, dejando el carmín de sus labios en mi mejilla.

Volver al suplemento extraordinario del Día del Pilar

Etiquetas
Comentarios