Despliega el menú
Zaragoza

Retascón: Timoneles veteranos para la nave, retos nuevos en el horizonte

Retascón juega la carta de su proximidad a Daroca para acoger trabajadores coyunturales, tiene un pabellón modélico, gimnasio y una Cueva del Dragón con los accesos en vías de mejora.

Víctor Esteban, teniente de alcalde del municipio, camina hacia la espectacular puerta del pabellón local .
Víctor Esteban, teniente de alcalde del municipio, camina hacia la espectacular puerta del pabellón local .
Laura Uranga

Al salir de Daroca en dirección Zaragoza, el desvío a Retascón aparece enseguida, apenas siete kilómetros que conducen a un descenso pronunciado, tras el que aparece el pueblo. Una proximidad que en algunos casos supone una amenaza para el pueblo más pequeño, porque la juventud local acaba marchándose al núcleo mayor de población, pero que en este caso se celebra. Aun siendo cierto que el pueblo mantiene apenas treinta o cuarenta personas dentro de sus lindes todo el año, también es verdad que hay muchos jóvenes que se han ido a Daroca por los colegios de los peques y, sin embargo, acuden diariamente a Retascón a trabajar sus tierras.

Armando Monge, alcalde de Retascón, hace buena dupla con Víctor Esteban, su teniente de alcalde en estas dos décadas. Aunque uno es el capitán y otro el contramaestre del navío, se entienden a la perfección cuando toca arrimar el hombro por su pueblo. Víctor ya es nonagenario; Armando tiene algunos años menos. Víctor trabajó en banca, y Armando sigue en la agricultura, su oficio de siempre. "Me paso todo el verano aquí, Víctor también, cuatro meses fijo, y durante el año paso cinco días a la semana aquí". "En mayo haremos veinte años como alcalde y teniente; yo creo que ya vale, pero ya veremos", dice Víctor.

Los dos ediles retasconeros explican que el pueblo se ha ido adaptando a los nuevos tiempos en estas cinco legislaturas. "Hemos tratado de mover cosas, sí; no es que lo hayamos hecho todo nosotros, pero algo dejaremos. Sobre todo las calles pavimentadas, todas las aguas cambiadas de nuevo, el parque de la Pileta que era un barranco y casi se usaba de vertedero, un pozo nuevo que nos da toda el agua que necesitamos, la nueva fuente que se está haciendo ahora…. y el pabellón, que levantó el anterior alcalde y que hemos terminado de poner a punto con aislamiento térmico y unas puertas mecánicas estupendas, antes no tenía. También hay frontón, pista polideportiva y un espacio preparado para parrilladas. En el pueblo también contamos con un gimnasio".

Ventajas comparativas

El asentamiento de nuevos pobladores coyunturales en el pueblo tiene un foco principal en las antiguas escuelas, donde hay pisos municipales acondicionados en alquiler. También se da algún caso de gente que ha hecho el camino contrario, de Daroca a Retascón, buscando más paz y un lugar para desarrollar sus proyectos vitales. "Los del retén contra incendios de Daroca alquilan los pisos, su base está a un paso y los precios son buenos. También hay un mozo de Daroca que se ha buscado casa aquí, la ha arreglado y se ha metido en lo de la miel. Además, es un gran artesano, de familia cestera", apunta Armando.

Al pueblo no le faltan costumbrismos curiosos. Por ejemplo, casi a la salida está el barrio de las Benitas, con calle homónima, así llamado porque había Benitas en tres casas consecutivas hace varias generaciones. En la iglesia parroquial de la Asunción hay huella del maestro de Retascón y del de Langa, con un retablo conjunto de la Virgen, amén de otros trabajos notables. Y la Asociación de Amigos de Retascón edita cada año su revista ‘Girascón’, que este verano cumplió trece números.

Víctor vuelca sus ilusiones en el pueblo; está especialmente orgulloso del pabellón y sus puertas retráctiles. También se enorgullecía, y mucho, de su hijo Javier, fallecido el año pasado de cáncer. "Me gustaría que lo citaseis: fue marino mercante de joven y trabajó para la DGA en el INEM, en Sabiñánigo, Jaca y Zaragoza. El pobre se acababa de jubilar, venía aquí para que yo no estuviera solo... quiso mucho a su pueblo".

Víctor y Armando también quieren que se conozca la historia de la cueva del dragón. "Es una leyenda que ya estudió tu compañero Dolader –dice Víctor, en alusión al historiador y colaborador de HERALDO Alberto Serrano Dolader– y que tiene su aquél. Es una cueva muy grande, bajo una cantera, a aproximadamente tres kilómetros del pueblo en dirección a Nombrevilla. Los pastores la usaban mucho para guardar el ganado. Lo del dragón fue una leyenda, claro, pero algún bicho había de gran tamaño. Para llegar a ella hay que dar muchos rodeos: queremos hacer un camino y señalizarlo en condiciones para llegar más fácilmente".

Un pabellón en memoria de Sergio López Saz

Se había integrado en el ejército aún adolescente, y encontró la muerte a los 32 años, el 26 de mayo de 2003, en el tristemente famoso accidente del Yak-42 en Turquía que costó la vida a 62 personas. El sargento de ingenieros Sergio López Saz, nacido en Zaragoza, se consideraba retasconero de pro; en el pueblo pasó los veranos de su niñez, a cargo de sus abuelos, y en las fiestas de Pilar participaba en la ofrenda de flores participaba orgulloso con el grupo de Retascón.

La revista ‘Girascón’ de la asociación cultural local recordaba este verano que Sergio tuvo Gran Canaria como primer destino militar; luego participaría en varias misiones de paz en Bosnia, especializado en la desactivación de explosivos. También estuvo destinado en Burgos y hubiera pasado al Regimiento de Pontoneros de Monzalbarba de no haber acaecido el fatal accidente. Retascón le ha homenajeado en numerosas ocasiones, y se decidió en su día poner el nombre de Sergio López Saz al pabellón municipal del pueblo.

Los imprescindibles

Las fiestas

Se celebra San Bartolomé en verano y hay hoguera con cena por San Blas. El Sábado Santo se ha recuperado la cena con culeca (panes rellenos de longaniza, costilla y huevo duro). Hay pastel de postre y espectáculo de revista.

Manuel Julián Blas

Este sacerdote, que falleció hace dos años con casi noventa, pasó casi medio siglo de ministerio en Centroamérica, con especial incidencia en Nicaragua. Su pueblo natal le ha dedicado una calle junto al pabellón.

Las iglesias

La iglesia primitiva de Retascón estaba situada en la parte alta del pueblo, en la ladera del monte; se desmontó toda para sacar la piedra sillar y construir la iglesia actual de la Asunción, que está en el centro del pueblo.

-Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios