Zaragoza

En Zaragoza, el calor va por barrios: hay diferencias de hasta seis grados

La densidad de población, y la presencia de zonas verdes y ríos condicionan las diferencias climáticas en la ciudad.

Ola de calor en Zaragoza
Ola de calor en Zaragoza
Aránzazu Navarro

La temperatura máxima histórica de Zaragoza se registró el 7 de julio de 2015: 44,5 grados en el aeropuerto. Pero ese dato varía según dónde se mida la temperatura. Aquel día hubo diferencias de hasta 4,5 grados en distintos barrios de la ciudad. En otras ocasiones las variaciones térmicas entre el centro y la periferia superan los seis grados, según varios estudios del Ayuntamiento de Zaragoza en colaboración con la Universidad de Zaragoza.

"La ciudad de Zaragoza no es climáticamente homogénea. Existen algunas diferencias significativas relacionadas con la densidad y tipo de urbanización, y, especialmente, con la presencia de espacios verdes, áreas ajardinadas y zonas próximas a los ríos. Estas variables complican y diversifican las sensaciones térmicas en las diferentes áreas de la ciudad", destaca el último informe del Ayuntamiento al respecto: 'El clima de Zaragoza y su integración en la planificación urbana' (de 2016, analizando la ola histórica de calor de principios de julio de 2015).

Zaragoza fue junto con Madrid pionera en la elaboración de mapas térmicos. Los estudios realizados en Zaragoza concluyen que hay diferencias significativas por zonas. "La isla de calor se configura en torno a dos puntos centrales: Delicias y el eje Independencia-plaza Aragón. Las zonas más frescas se sitúan en la periferia de la ciudad (barrios rurales de San Gregorio y Movera), así como en las zonas de parque (Botánico y Parque del Agua), donde la vegetación y la mayor superficie arbolada amortiguan el efecto de las temperaturas máximas", señala el último informe. La humedad y el viento también condicionan mucho la sensación de confort térmico.

Para medir el clima con más precisión, el Ayuntamiento y el Grupo de Investigación del Departamento de Geografía de la Universidad de Zaragoza colocaron en 2015 quince sensores termohigrométricos en la ciudad. Estos puntos de medición están situados en la sede de Medio Ambiente en la calle Casa Jiménez, en las Delicias, plaza de Santa Marta, las Fuentes, el camping, la delegación de Aemet en el Paseo del Canal, Movera, el Actur, Valdespartera, el Jardín Botánico, San Gregorio, el Parque del Agua, la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza, el cuartel de la Policía Local en Parque Venecia y la Estación del Norte.

Las diferencias del 7 de julio de 2015

Ese histórico 7 de julio de 2015 los sensores mostraron que hay diferencias por zonas. Las mínimas de ese día oscilaron entre los 22,4 grados del observatorio de Las Fuentes y los 26,9 de Casa Jiménez (a las seis de la mañana). De madrugada, toda la ciudad rozaba o rebasaba los 30 grados. Las máximas se registraron en el aeropuerto y el Ayuntamiento (44,5 grados) en torno a las cinco de la tarde. En Movera y el Parque del Agua se quedaron en 42 grados. Los sensores del centro y los barrios más poblados (Las Fuentes, Delicias) también registraron temperaturas muy altas (43,5grados).

"Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) la frecuencia de las olas de calor ha aumentado significativamente en los últimos 40 años. Y la tendencia parece estar creciendo más rápidamente en las zonas urbanas. Estas están experimentando una especie de doble golpe: una combinación de calentamiento climático en general combinado con el efecto de isla de calor. Las actividades humanas y el efecto ambiental han creado una trampa que evita que las ciudades se enfríen tan rápido como las zonas rurales", advierte el informe del Ayuntamiento.

Esta semana está prevista la primera ola de calor del verano, con máximas que pueden llegar a los 41 grados en distintos puntos de Aragón. La alerta por altas temperaturas (diurnas y nocturnas) comienza este viernes y se mantendrá hasta el domingo.

Etiquetas
Comentarios